Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía concluye que un exdirector de Invercaria fue “trabajador fantasma”

El informe señala que la cuantía de algunos despidos era "desproporcionada"

El exdirectivo Cristóbal Cantos, en julio de 2013. Ampliar foto
El exdirectivo Cristóbal Cantos, en julio de 2013.

La policía ha abierto otra puerta en el caso Invercaria. En un atestado sobre los despidos en la empresa pública entre 2005 y 2012, el grupo de blanqueo concluye que el exdirector de Promoción Juan María González Mejías, sobrino del expresidente Felipe González, fue “un trabajador fantasma”. Tras señalar que González y Cristóbal Cantos compartieron durante casi dos años ese mismo puesto, los agentes concluyen que, “necesariamente, debe considerarse a González intruso”. En el informe, remitido al juez que investiga las supuestas irregularidades en Invercaria, se denuncia el pago de despidos de cuantía “desproporcionada” y la concesión de préstamos “por importes superiores a lo establecido en el convenio”. Invercaria ha rechazado estas acusaciones.

Según el atestado, González y Cantos “coincidieron con el mismo contrato” entre noviembre de 2005 y octubre de 2007. González comenzó a trabajar en Invercaria en julio de 2005 con una retribución total de 61.000 euros; Cantos, cuatro meses después y con 52.000 euros. En un primer momento, la policía señala que es “llamativo” que coincidan ambos contratos, “por tanto, uno de ellos es falso o, bien, ambos compartieron el cargo”. Pero concluye que González fue “intruso” al estar dado de alta en la Seguridad Social y “no prestar servicio de forma efectiva en la empresa”.

Los agentes sustentan esta conclusión en la declaración como testigo de González en enero de 2013. En ella, el exdirectivo aseguró que su relación laboral con Invercaria comenzó “con su contratación como ejecutivo en marzo de 2010”, sin aludir a los dos años como director de Promoción. Este periódico ha intentado sin éxito contactar con González. Quien sí ha negado“de manera tajante” estas acusaciones ha sido Invercaria, que ha explicado que mientras Cantos “desempeñaba sus funciones en las instalaciones de Invercaria”, González “lo hacía en el Observatorio de Innovación, perteneciente a la Consejería de Economía”. Cantos ha negado haber recibido préstamos por encima de lo autorizado y ha asegurado que se ha enterado “hoy mismo” de que “duplicó” cargo con González.

En el análisis sobre el pago de indemnizaciones a 13 trabajadores de Invercaria, la policía denuncia que González y Cantos recibieron préstamos personales superiores a lo permitido —el convenio marcaba 15.000 euros— y luego los condonó “incluyendo en la última nómina cuantías o conceptos desproporcionados y coincidentes con las deudas pendientes”. Cantos recibió, por ejemplo, 12.960 euros por complemento de destino sin que este concepto “se observe en otras nóminas”. González, por su parte, percibió 14.714,29 euros por horas extras sin “ningún documento justificativo”.

La policía también afirma que el expresidente de Invercaria Tomás Pérez-Sauquillo y Óscar Fernández Vicioso, como director del Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE), tuvieron unas indemnizaciones que “se aumentaron el mismo día en el que se comunica a los interesados, presentando la apariencia de estar pactadas previamente”.