Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las facturas aplazadas de Salud disparan el gasto público este año

Los pagos de la Generalitat hasta febrero crecieron el 29,2%

Economía asegura que el déficit de 2013 no se moverá

Boi Ruiz entrando en el  Parlament en una imagen de archivo.
Boi Ruiz entrando en el Parlament en una imagen de archivo.

Las finanzas públicas vuelven a empezar otro año con dificultades. A pesar de que el Gobierno de Artur Mas redujo en 2013 el déficit público hasta el 1,96% del Producto Interior Bruto (PIB), la Generalitat tuvo que aplazar el pago de facturas de conciertos sanitarios a principios de año. Así lo recogen los dos informes sobre la ejecución presupuestaria de los dos primeros meses de 2014 elaborados por el Departamento de Economía y Conocimiento. Esos documentos señalan la primera consecuencia de esa decisión, que consistió en un aumento del 29,2% del gasto público durante ese periodo.

El gasto no financiero del sector público catalán ascendió a 3.979,8 millones de euros, mientras que los ingresos no financieros fueron de 3.193,8 millones. La diferencia entre gastos e ingresos arroja un déficit de 786 millones de euros. Eso significaría que el desfase sería equivalente al 0,4% del PIB, por lo que la Generalitat habría consumido el 40% del objetivo de déficit para todo el año, del 1% del PIB. Sin embargo, fuentes de la Generalitat advirtieron de que el año pasado estaba en vigor un decreto de prórroga del 0,7% del PIB, por lo que el departamento que dirige Andreu Mas-Colell fue más restrictivo con las consejerías, y recordaron que el gasto desplazado se contabiliza dentro de la desviación de casi cuatro décimas de 2013 y no este año.

El informe de la ejecución presupuestaria de febrero atribuyen el aumento del gasto a “la contabilización del gasto desplazado de Salud del ejercicio 2013 y que no computa a efectos de déficit de 2014 al tratarse de obligaciones de ejercicios anteriores”. El documento concreta que esas partidas están dentro de los gastos de bienes y servicios, de 1.395,2 millones de euros, el 20% más que en el mismo periodo de 2013, y que se trata de “conciertos sanitarios”. De hecho, el informe apunta que “si se excluye el gasto del CatSalut y el ICS afectado por la contabilización de gasto desplazado” y el relacionado con el Instituto Catalán de Asistencia y Servicios Sociales (ICASS) la rebaja de los fondos consumidos sería de 42%.

El aumento de gasto también se explica por los intereses de la deuda, que ascendieron a 415,5 millones de euros. Esa cantidad triplica la abonada en 2013, según el informe de la consejería, porque este año el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) en lugar de cobrar en octubre lo ha hecho ya en febrero.

Fuentes de la Generalitat aseguraron que el desplazamiento del gasto es una cuestión contable, pero que en ningún caso engrosará ni el déficit de 2013 ni el de 2014. Aun así, las facturas no abonadas y contabilizadas en ejercicios posteriores siempre han sido una cuestión polémica. Al llegar al Gobierno en 2011, CiU realizó una auditoría sobre los años del tripartito. En ella se destacaron los pagos que el tripartito aplazó para ese año, que ascendían a 1.208 millones de euros. “Eso nos crea tensiones a corto plazo”, dijo entonces Mas-Colell. El Ejecutivo de Mas, no obstante, ha seguido aplazando deuda. La Sindicatura de Cuentas señaló que en 2011 se trasladaron al año siguiente 1.269 millones.