Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía destapa una trama de blanqueo millonario a través de tiendas de oro

Una red de 180 empresas de toda España facturó 1.000 millones al año de actividades ilegales

La policía ha detenido a 164 personas cuyo cabecilla fue detenido en Valencia

La trama habría defraudado 9 millones en el impuesto sobre sociedades y 10 en el IVA

La Policía Nacional y la Agencia Tributaria han presentado este jueves en Valencia los resultados de una gran operación contra el blanqueo de capitales y el fraude fiscal en negocios de compraventa de oro. Una red de 180 empresas de toda España aprovechó el auge de los metales preciosos para emitir facturas falsas por hasta 1.000 millones de euros anuales y blanquear con ello millonarios beneficios procedentes de estafas masivas (como el timo de las cartas nigerianas), fraudes inmobiliarios e incluso el narcotráfico. Según han explicado fuentes policiales, la trama habría cometido también un fraude de 9 millones en el impuesto sobre sociedades y de 10 millones en devoluciones del IVA. La operación sigue abierta y por el momento hay 164 detenidos.

La operación se inició en Valencia gracias a las críticas de diversos comerciantes de metales preciosos que se quejaban de competencia desleal por parte de otras empresas. Según ha detallado este jueves el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, la operación denominada "Plan oro" se inició en marzo de 2012 y supuso cerca de medio millar de operaciones culminadas en 2013, entre las que ésta es la de mayor relevancia.

La investigación vino motivada por la observación por parte de las autoridades, desde principios de 2010, de un gran incremento de circulación de billetes de alta denominación, deducciones tributarias y "alta facturación" de determinadas empresas de compraventa de oro, como un establecimiento valenciano que pasó de facturar 11 millones de euros en 2008 a 1.000 millones en 2012. 

La policía se ha incautado de 6,5 toneladas de oro y plata, 1,69 millones de euros, 52 coches y motos, dos barcos y se han bloqueado cuentas y activos por valor superior a los 16 millones de euros. El delegado especial de la Agencia Tributaria para la Comunidad Valenciana (donde se ha desarrollado el grueso de la investigación), Manuel Cabrera, ha afirmado que se trata de "una operación sin precedentes en la lucha contra el fraude fiscal y el blanqueo de capitales en España".

El comisario jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia, Alfredo Garrido, ha destacado que Valencia pasó de contar con 44 casas de compraventa de oro en 2010 a alrededor de 230 en 2012.

Cerca de 600 investigadores de la Policía y de la Agencia Tributaria se han coordinado para registrar 88 establecimientos de compraventa de oro abiertos al público, domicilios y empresas instrumentales, la mayoría de ellas radicada en la Comunitat Valenciana. La trama utilizaba empresas ficticias y testaferros, también servía para introducir en el circuito legal joyas robadas y defraudar en el pago de impuestos.

Las investigaciones sobre este "complejo entramado" empresarial comenzaron en Valencia, donde además operaba el supuesto "cabecilla" de la trama, para extenderse luego a Murcia, Málaga, Madrid, Barcelona, Tarragona, Castellón, Alicante, Córdoba, Granada, Toledo y Valladolid.

En la base de la red se encontraban casas de compraventa de oro diseminadas por toda España que compaginaban el comercio legal con distintas actividades ilícitas, mientras que, por encima de ellas, funcionaban mayoristas y fundidoras que recibían, para exportarlo, el flujo de oro, plata y platino, que eran adquiridos y vendidos con registros y contabilidades falsas.

De forma paralela y como auxiliares, se hallaban seis grupos societarios dedicados a emitir facturas simuladas a través de empresas ficticias o creadas de forma efímera para ese único fin.

Ignacio Cosidó ha señalado a la delincuencia económica como "objetivo estratégico" del Cuerpo Nacional de Policía, que vela así también por la "seguridad económica".

Ha hecho hincapié en la "importancia" de esta operación policial, en tanto en cuanto, incluyendo evasión de capitales y robo de joyas, la erradicación de estos delitos "contribuye a evitar que se distorsione, con trampas, nuestro sistema económico y a la superación de la crisis económica".