Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente catalán alerta del “coste” que tiene depender de España

El líder de CiU descalifica la convención del Partido Popular como “festival de amenazas”

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ayer en la Convención Nacional de Convergencia Democrática de Cataluña.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ayer en la Convención Nacional de Convergencia Democrática de Cataluña.

La Generalitat peleará con uñas y dientes para mantener el argumento del déficit fiscal catalán, sobre el que basa una parte importante del plan soberanista. Ante el anuncio de supresión de las balanzas fiscales entre autonomías, Artur Mas llamó ayer a los catalanes a valorar el “enorme coste” de la “dependencia” de Cataluña y calificó la convención del PP de “festival de amenazas”.

Hasta ahora no había discurso importante de los dirigentes de CiU o de Esquerra que no incluyera una referencia a los 16.000 millones en que valoraban el déficit fiscal catalán. La supresión de este método de cálculo por parte del Gobierno fue recibido con duras críticas por parte del presidente de la Generalitat. “Quieren meternos miedo sobre la independencia y no tienen en cuenta el enorme coste de la dependencia”, dijo refiriéndose tanto al déficit fiscal como a la intervención de facto a la que la Generalitat, como otras autonomías, está sometida por parte del Gobierno central.

Según Mas, lo único que busca el PP este fin de semana es asustar a los catalanes sobre las consecuencias de la independencia, y aseguró que no hay razones para ello. “Dicen que seremos pobres como ratas y que Cataluña quebrará el primer día”, dijo con sorna. “¿Con esos argumentos quieren convencernos de algo?”. A continuación, intentó rebatir la posición del PP comparando Cataluña con estados europeos de tamaño similar. “¿Han ido a la quiebra países como Dinamarca, Finlandia, Suiza o Noruega?”, se preguntó, para dejar claro que Cataluña debe compararse con esos Estados.

La otra baza que juega Convergència para defender las posibilidades de éxito del proceso soberanista es el sentimiento creciente entre amplios sectores de catalanes de que permanecer en España es un lastre. Mas reivindicó ayer este estado de opinión y afirmó, satisfecho, que “muchos catalanes ya han desconectado ”. Por eso garantizó que la consulta se celebrará, al tiempo que alertó de que el PP “ya ha comenzado la campaña del no a todo”.

]“Quieren meternos miedo. Dicen

que seremos pobres como ratas”

El discurso de su socio de federación, Unió Democràtica, no llega tan lejos. El líder democristiano, Josep Antoni Duran, cree que el encaje de Cataluña en España es posible, pero para convencer a la mayoría de los catalanes de ello pidió a Rajoy que abandone las advertencias a una hipotética independencia de Cataluña y abandere un discurso propositivo con la comunidad. “El PP se empeña en explicar a la ciudadanía de Cataluña todo lo que pasará si se va. Siempre en negativo. Pero nunca intentan convencer y dar razones en positivo de por qué se tiene que quedar. No ofrece razones para atraer, para convencer a los que la quieren independiente”, lamentó Duran.

El democristiano sigue insistiendo en que Mas y Rajoy se deben sentar a dialogar. El presidente catalán tendrá la oportunidad hoy de charlar con parte de la cúpula del PP, en una comida organizada por el empresario Luis Conde, en la que él y otros miembros de su gobierno compartirán mantel con los ministros Ana Pastor, José Manuel Soria y Jorge Fernández y también con Esperanza Aguirre.