Aneri compraba empresas sin actividad para captar subvenciones públicas

El presunto estafador también daba cursos de formación en Córdoba y Valencia Un empleado que le vendió un número de CIF dice que Aneri le debe 2.000 euros

La supuesta estafa de los cursos de formación diseñada por José Luis Aneri no habría sido posible sin el entramado de entidades que creó el empresario cordobés. La matriz de esas empresas es Sinergia Empresarial Avanzada, el lugar desde el que Aneri dirigía un negocio basado en cobrar subvenciones millonarias (al menos 11 millones entre ayudas estatales y de la comunidad de Madrid están bajo sospecha) en nombre de asociaciones para montar cursos que en algunos casos no se daban.

Pero hay unas veinte compañías más que también facturaban como supuestas empresas de formación: Desarrollos Empresariales Jartin, Informality, Acedo Develops, Leeds Investment, Kelty Investment,... España ocupa el número 142 en una lista de 182 países que más trabas ponen para la creación de empresas, según el Banco Mundial, pero Aneri las abría con la misma facilidad con la que conseguía subvenciones públicas. En realidad, el empresario cordobés no las creaba sino que compraba los CIF (Código de Identificación Fiscal) a algunas de las compañías que se dedican a ese negocio para evitar trámites administrativos. Según un empleado de una de las empresas que utilizó Aneri, que figuraba antes que él como administrador único de la entidad, este le dejó sin pagar unos 2.000 euros. La última vez que le vio fue en octubre de 2012.

La mayoría de las empresas de Aneri estaban en Madrid. Todas compartían oficinas y teléfonos, principalmente en la sede de la calle de Orense, y figuraban en la mayoría de los casos con el propio empresario cordobés como cabeza visible.

Sus aspiraciones, sin embargo, no se quedaron ahí. Aunque era en esta comunidad donde operaba la principal empresa de su red, Sinergia Empresarial Avanzada, y algunas de las entidades más significativas del conglomerado que creó en apenas un lustro para captar subvenciones, también tenía ramificaciones en otras regiones.

En la Comunidad Valenciana operaba su empresa Ralia Formación SL, creada en mayo de 2011 y con dos sedes en los municipios de Silla y Paterna. En su página de Facebook promocionaba cursos gratuitos y otros de social media por un mínimo de 100 euros. .

Aneri también abrió sede en Córdoba, su ciudad natal. Allí operaba con Plus Políticas Activas de Empleo SL desde marzo de 2012, según consta en el registro mercantil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En uno de los correos que el empresario envió a sus colaboradores, en los que informa de que sus empresas habían superado “con éxito” una auditoría externa, alude también a otros centros ubicados en Galicia, Castilla La Mancha, Castilla y León y Aragón, sin que haya constancia documental de la apertura de esas sedes en el registro.

Esto último está aún por probar. Aneri era dado a exagerar e inventar sobre la trayectoria de sus empresas. En uno de los logos de Sinergia, por ejemplo, aludía al 20º aniversario de la compañía, de 1999 a 2011. Si eso hubiese sido cierto, Aneri la habría creado con solo 12 años. Los datos del registro mercantil dan el dato correcto: Sinergia se creó en febrero de 2007 aunque con otro nombre Preventiva de Riesgos Empresariales y Profesionales. En sus inicios madrileños, Aneri iba de la mano de destacados empresarios de la región que le abrieron las puertas. Fuentes de la investigación indican que esta estafa no es fruto del trabajo de un solo hombre y que para que todo este sistema funcionara algunas asociaciones empresariales, supuestamente estafadas, cobraban mordidas y estaban al tanto de todos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS