Detectado en Seròs el mayor foco de fuego bacteriano de los últimos 15 años

La enfermedad afecta a 12,5 hectáreas de perales

El Departamento de Agricultura ha detectado en el término municipal de Seròs (Segrià) el mayor foco de fuego bacteriano de los últimos 15 años. Se trata de la enfermedad más grave que pueden padecer los árboles frutales de pepita, especialmente perales y manzanos, a los que puede provocar la muerte en un corto período de tiempo, ya que no existen tratamientos químicos curativos.

El brote descubierto en Seròs afecta a 12,5 hectáreas de diferentes fincas de perales, la mayoría pertenecientes a la cooperativa local. El fuego bacteriano es una enfermedad de cuarentena causada por la bacteria Erwinia Amylovora, que se propaga rápidamente a través de las flores o heridas provocadas por la caída de las hojas, heladas o pedrisco.

Los primeros síntomas suelen aparecer durante la primavera, en la época de floración, aunque también se debe prestar especial atención durante la floración secundaria. El buen tiempo de las últimas semanas ha podido contribuir a la propagación de este organismo nocivo.

Para evitar la introducción y propagación, es de suma importancia la detección precoz de los focos

La normativa obliga a agricultores, jardineros, viveristas y otros profesionales del sector a comunicar a la administración la aparición de cualquier síntoma sospechoso de la enfermedad.

En este caso, siguiendo los protocolos establecidos, Agricultura ha ordenado arrancar los árboles afectados por este organismo dañino y ha establecido un perímetro de seguridad de un kilómetro de radio. Las plantas afectadas deben ser destruidas e incineradas de inmediato, tarea que estaba previsto realizar esta misma tarde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Departamento de Agricultura informó el pasado mes de julio que hasta entonces se habían detectado y erradicado un total de nueve focos de fuego bacteriano en Cataluña, ocho de ellos en Lleida. En total se arrancaron 13,78 hectáreas de frutales, por los que pagó una indemnización de 341.000 euros. La enfermedad reapareció en mayo en las localidades de Almenar, Ivars de Noguera y Alguaire, después de seis años sin dar señales de vida.

Cataluña cuenta con unas 23.000 hectáreas de plantaciones de pera, manzana y membrillo, especies muy susceptibles al fuego bacteriano. Los primeros focos de esta enfermedad fueron detectados en la comarca del Segrià en lso años 1998 y 1999.Todos los focos detectados hasta la fecha estaban totalmente erradicados. El fuego bacteriano está presente en la mayor parte de los países europeos y del Mediterráneo occidental.

Para evitar la introducción y propagación de la bacteria, es de suma importancia la detección precoz de los focos, así como la destrucción inmediata de las plantas afectadas. Para ello, Agricultura lleva a cabo cada año una campaña de prospección intensiva en plantaciones frutícolas susceptibles de ser afectadas por el fuego bacteriano y que se encuentran dentro de las zonas de seguridad de los focos anteriores, además de otras prospecciones aleatorias.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS