Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las becas ‘equitat’ alcanzan a 9.000 universitarios de los 70.000 previstos

Las ayudas se crearon después de aumentar las tasas un 67% el año pasado

Manifestación contra la subida de tasas en 2012. Ampliar foto
Manifestación contra la subida de tasas en 2012.

Poca repercusión han tenido las becas Equitat en su primer año de funcionamiento. La Generalitat puso en marcha este programa de ayudas el curso pasado para compensar la fuerte subida del 67% en el precio de las matrículas. Concretamente, es un sistema formado por una escalera de seis tramos con descuentos de entre el 10 y el 50% de la matrícula, según la renta familiar del estudiante. La previsión de la Generalitat era que un 45% de estudiantes se beneficiara de estas becas autonómicas, esto es, unos 70.000 estudiantes de las siete universidades públicas. Pero el curso pasado solo 7.914 alumnos obtuvieron una de estas ayudas (un 5,5%), según los datos facilitados por los campus. La Secretaría de Universidades sube la cifra hasta los 9.214 estudiantes (un 6,4%).

De este modo, el 77,3% de estudiantes vio el curso pasado aumentar, en un grado u otro, el precio de su matrícula, ya que el 22,6% restante obtuvo una beca general del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) que les supuso la gratuidad de las tasas. Sumando los beneficiarios de las ayudas estatales y autonómicas, resulta que el 72% de los alumnos tuvo que soportar la totalidad de subida del 67% de los precios, que se tradujo entre 600 y 900 euros más, según el tipo de carrera. En junio del año pasado, la Generalitat calculó que este fuerte incremento solo afectaría al 40% de los estudiantes.

El director general de Universidades, Lluís Jofre, también reconoce que al ser el primer año de vigencia de las ayudas “ha costado” difundirlas entre el estudiantado

Algunas universidades admiten que las cifras están por debajo de lo esperado y lo achacan a la novedad del sistema de precios. “Explicar a los estudiantes el sistema complejo de becas MEC y las Equitat no ha sido fácil. Los resultados pueden ser inferiores a los esperados por esto y también por desconocimiento del programa. Había mucha gente que no había pedido nunca una beca y era algo nuevo para ellos”, explica Maria Bargalló, vicerrectora de Estudiantes de la Universidad Rovira i Virgili. Su homóloga de la Universidad de Barcelona, Gemma Fonrodona, coincide en el análisis y añade que “en Cataluña posiblemente no tenemos la tradición de pedir una beca. El curso pasado la Generalitat envió personalmente a los alumnos la información de las becas. Otra cosa es que llegue correctamente o el caso que le hagan los estudiantes”.

El director general de Universidades, Lluís Jofre, también reconoce que al ser el primer año de vigencia de las ayudas “ha costado” difundirlas entre el estudiantado. Jofre añade que también ha influido el hecho que el número de alumnos catalanes con beca MEC subió el año pasado (a diferencia de muchas otras Comunidades) hasta los 32.500 beneficiarios, 1.400 más que el año anterior.

Esta falta de costumbre podría explicar por qué en las rentas medias (tramos del 2 al 4) apenas hay beneficiarios: unos 300 en cada uno de los apartados. Y es que la mayoría de becarios Equitat (el 78%) pertenecen al tramo 1. Estos son los alumnos que cumplen los requisitos económicos fijados por las becas del Ministerio de Educación, pero no los académicos (tener un 5,5 de media o aprobar hasta el 90% de los créditos). Estos estudiantes del tramo 1, unos 6.200, se les denegó la ayuda estatal y se incorporaron a Equitat. Eso sí, entonces solo disfrutan de una bonificación del 50% de la matrícula, y no del 100% de la beca MEC.

El viernes finalizó el plazo de presentación de las becas Equitat del curso actual y Generalitat y universidades esperan un aumento de los beneficiarios. “La campaña de publicidad que se ha hecho por televisión ayuda, especialmente a los padres, que son los que pagan las tasas y están atentos a descuentos en un momento de crisis”, tercia Bargalló. Además, a petición de Esquerra, este año se han ampliado los umbrales de renta un 5% para llegar a más estudiantes. Otro factor que influirá, es el nuevo endurecimiento que han sufrido las ayudas estatales. “Con las nuevas restricciones de las becas MEC y contando que este año dependerán del dinero disponible, las Equitat subirán”, augura Terradelles.

22 millones menos a los campus

Con este sistema de bonificaciones, las universidades han dejado de ingresar 22 millones de euros. También la Generalitat se quedó corta en esta previsión, ya que en la presentación del sistema cifró las ayudas de Equitat en 35 millones. De estos 22 millones, cerca de cinco son los descuentos aplicados en las matrículas. Los 17 millones restantes se han destinado a complementar la beca MEC. Y es que cuando el Gobierno central dio vía libre a las Comunidades Autónomas para subir las tasas hasta un 67%, el Ministerio dejó claro que sus becas no cubrirían este aumento, sino solo el precio de hace dos años. Así, el diferencial lo debe asumir cada comunidad.

Después de todos los descuentos aplicados, el tasazo ha permitido ingresar a las universidades unos 65 millones de euros, según la Secretaría de Universidades. Pero los rectores han repetido en varias ocasiones las quejas porque han recibido menos dinero de los esperado, en un momento en que más lo necesitaban, debido a los constantes tijeretazos de la inversión pública (un 30% menos desde 2009). “Este año hemos perdido dos millones y esto para universidad pequeña es mucho, aunque nuestra economía esté en mejores condiciones que el de otros campus”, se queja Maria Rosa Terradelles, vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Girona.

Más información