Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJC anula la licencia de la cementera de Montcada i Reixac

El tribunal tumba la declaración de impacto ambiental porque se aprobó el mismo día en que se firmó la autorización de actividad

Cementera de Lafarge en Montcada i Reixac.
Cementera de Lafarge en Montcada i Reixac.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha cancelado la declaración de impacto ambiental de la planta cementera de la empresa Lafarge en Montcada i Reixac. El tribunal alega que este informe y la resolución autorizando la actividad están aprobados el mismo día, por lo que, según se explica en la sentencia, no ha habido tiempo para que la aprobación fuera publicitada y se presentaran las alegaciones pertinentes.

Desde la empresa, ya han señalado que "la sentencia refleja amplia y detalladamente que la autorización otorgada a la fábrica cumple todas las garantías medioambientales exigidas". Lafarge asegura que la decisión del TSJC se debe a "un defecto de forma". Asimismo, Lafarge ya ha anunciado que realizará "cuantas actuaciones sean necesarias, incluida la presentación del recurso frente a la sentencia", ya que en su opinión, la anulación de la declaración de impacto ambiental se basa en un "defecto de forma en el proceso administrativo", y no por la actividad de la empresa.

El proceso administrativo data de abril de 2008, cuando gobernaba el tripartito

El proceso administrativo que finalizó con la autorización de actividad de Lafarge, data de abril de 2008, cuando gobernaba el tripartito. Por este motivo, desde la Generalitat aún no se quieren pronunciar sobre el tema. Una portavoz del Departamento de Territorio y Sostenibilidad ha asegurado que sus servicios jurídicos están estudiando la sentencia, y no ha precisado si se recurrirá la decisión del TSJC.

Más preocupado se ha mostrado el Ayuntamiento de Montcada i Reixac, que ha enviado una carta al Gobierno catalán para que le informe de qué actuaciones tiene previstas llevar a cabo tras la resolución judicial y para dar un cumplimiento a la sentencia, que aún no es firme.