El plan de regeneración del Polígono Sur se estanca tras la salida de Maeztu

Las Administraciones aún no han nombrado sustituto al frente de este programa

La barriada sevillana de las Tres Mil Viviendas.
La barriada sevillana de las Tres Mil Viviendas.pérez cabo

Con el nombramiento de Jesús Maeztu como defensor del Pueblo andaluz, el pasado junio, el plan para la regeneración integral de la barriada de las Tres Mil Viviendas echó el freno —para los vecinos, apenas ha arrancado—. El proyecto nació hace una década fruto del acuerdo entre la Junta, el Ayuntamiento y el Estado, quienes depositaron su confianza en Maeztu al nombrarlo comisionado. El bautizado como Plan Integral del Polígono Sur abarcaría, entre otros puntos, la lucha contra el absentismo escolar, la rehabilitación de viviendas y la dotación de servicios, actuaciones en el tiempo que, a día de hoy, no tienen quien las dirija. “Es vital que las tres Administraciones se sienten y decidan un sustituto. No es bueno que existan estos vacíos”, ha afirmado Maeztu, quien ha desligado de esta ausencia de poder la muerte en la barriada de una menor en un tiroteo entre narcotraficantes. “El suceso responde a cuestiones de seguridad, a nada más”, agrega.

Según han precisado a este periódico fuentes de la Consejería de Presidencia, la consejera Susana Díaz ya mantuvo contacto el pasado lunes con el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, para invitarle a que en pocas semanas mantengan una reunión para “desbloquear” el nombramiento del nuevo comisionado. “No se han marcado fechas, ni se ha hablado de candidatos”, precisaron dichas fuentes. Quien sí ha puesto calendario ha sido Maeztu. El actual defensor cree que septiembre es el “momento idóneo” para zanjar este asunto. Con más premura se ha mostrado el portavoz de IU en el Ayuntamiento, Antonio Rodrigo Torrijos, quien ha calificado de “urgente” este nombramiento, informa Europa Press.

Es vital que las tres Administraciones se sienten y decidan un sustituto

Jesús Maeztu

Con respecto a la muerte de la menor y a los continuos incidentes de este tipo que se producen en la barriada, Maeztu ha señalado que estos hechos “frenan” los avances logrados en estos diez años. “Dejan un pozo de negatividad que refuerzan la mala imagen que se tiene de la zona”, explica, tras asegurar que se ha avanzado “mucho” en materia de seguridad. En este punto, Torrijos también se ha mostrado más crítico. “No es un hecho puntual [en referencia a la muerte de la niña], sino producto de una violencia larvada y sostenida en el tiempo como consecuencia de la no desaparición de un arsenal y un uso excesivo de armas”, señala.

Igual de críticos han sido los vecinos. La presidenta de la plataforma Nosotros también somos Sevilla —que aglutina a diversos colectivos de la barriada de las Tres Mil Viviendas—, Rosario García, ha denunciado que la seguridad “brilla por su ausencia” en la zona y que “las armas están a la orden del día”. García ha recordado que, pese al alto grado de delincuencia, la barriada carece de una comisaria de la Policía Nacional. “Un proyecto que nunca llega, porque las Administraciones no hacen la función que deben”, afirma García.

Pese a que en el último informe que presentó Maeztu antes de su marcha se señalaba que el plan se encuentra al 50% de su ejecución, los vecinos discrepan. “Que no cuenten historias sobre el desarrollo en el Polígono Sur porque cosas grandes no se hacen”, sentencia García.

Sobre la firma

Antonio J. Mora

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue redactor en la delegación en Andalucía durante más de seis años y, actualmente, es portadista web. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de periodismo de EL PAÍS, también trabajó en Diario Sur e Infolocalia. En 2009, ganó el premio nacional Alma de Periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción