El hospital de la peste en Sol

Las obras de la tienda de Apple desentierran los restos de un edificio derribado en la reforma de la plaza de 1854 El sanatorio se fundó en el siglo XV para atender a enfermos de la peste, y se convirtió en 1529 en Hospital de la Corte

RODRIGO SILVA / EL PAÍS

La Puerta del Sol volverá a cambiar de piel en los próximos meses, cuando el Colegio de Arquitectos convoque en octubre un concurso internacional de ideas para reordenar los elementos y el tráfico de la plaza, en colaboración con el Ayuntamiento y el Gobierno regional, y con el patrocinio de OHL y El Corte Inglés.

Quizá algún día, en unos siglos, los arqueólogos desentierren los vestigios de esa reforma en ciernes, y los distingan de la que tuvo lugar entre 2005 y 2009, que peatonalizó la plaza y la dotó de estación de ferrocarril, y de todas las anteriores que, desde el siglo XV, han cambiado sucesivamente la faz del principal punto de encuentro y mentidero de la villa.

Edificio de Apple en Sol.
Edificio de Apple en Sol.CARLOS ROSILLO

Quizá lo hagan cuando traten de hacer, esos madrileños del futuro, su propia reforma, y descubran al cavar la piel abandonada del pasado, como sucedió en 2008, al topar las excavadoras con restos de la iglesia del Buen Suceso, destruida en 1854 para ampliar la plaza al abrigo de las desamortizaciones liberales. O como ha ocurrido este verano en el sótano abovedado del antiguo hotel París, erigido en 1863 sobre las ruinas aún calientes del hospital del Buen Suceso, anejo en su día al templo y derruido con él.

En 2006, el hotel cerró al vender el propietario el inmueble por 80 millones de euros; la empresa estadounidense Apple se hizo con él y planea abrir allí para Navidades su mayor tienda en España. La Comunidad le dio permiso para remozar de arriba abajo el edificio, pero le exigió contratar a un equipo de arqueólogos para las obras del sótano porque daba por seguro que emergerían restos del hospital. Así fue: en junio se hallaron vestigios de los muros interiores. Durante el verano se excavará todo el sótano para trazar la planta interior de un hospital del que, pese a sus cinco siglos de historia, apenas quedan testimonios historiográficos.

El hospital del Buen Suceso se fundó en 1438, cuando la puerta del Sol quedaba aún fuera de los límites de la muralla. “Ese año entró en Madrid cruel y rigurosa peste”, según los anales publicado en el siglo XVII por el historiador Antonio de León Pinelo. Entre abril y noviembre murieron más de 5.000 personas, una cuarta parte de la población de la villa, informa la web del Museo de Paleopatología de la Universidad Complutense. Reinando Juan II de Castilla, se ordenó construir ese hospital para atender a los “pestosos”, en un caserón apartado de la ciudad junto a la ermita y humilladero de San Andrés.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los Reyes Católicos crearon a finales del siglo XV el Hospital de la Corte, para atender a sus soldados y criados, que tuvo carácter itinerante (como la propia corte) hasta que, en 1529, Carlos V decidió fijarlo en la Puerta del Sol, mandando reedificar a tal efecto el templo y el hospital de pestosos, y comprando casas y corrales a su alrededor para hacerlo, según cuenta María Isabel Gea en su Guía del plano de Texeira.

Más información
Los arqueólogos excavarán el subsuelo bajo la tienda de Apple
Ruinas repletas de Historia
Las obras de Apple en Sol destapan los restos de un hospital del siglo XV
Sol vuelve a mudar de piel
Un traje a medida para Apple
¿Tío Pepe o tío Apple?
La manzana se comió a Tío Pepe
Habrá tienda Apple en la Puerta del Sol
Apple ocupará todo el edificio del Tío Pepe en Sol
Apple aterriza en la Puerta del Sol

En 1590, Felipe II ordenó reconstruir de nuevo el conjunto, aunque las obras se pararon por la crisis económica y el traslado durante cinco años de la corte (y su hospital) a Valladolid por decisión de su hijo, Felipe III. Fue ese monarca el que, en 1611, concluida al fin la obra, bautizó hospital y templo como del Buen Suceso, en honor de una imagen de la Virgen hallada cinco años antes por dos frailes de camino a Roma en un paraje entre Valencia y Cataluña. La iglesia, que medía 80 pies de largo y 60 de ancho, fue reconstruida a finales de siglo XVII ante su inminente ruina, según Gea.

En años posteriores, y hasta su derribo a mediados del siglo XIX, requirió de nuevas reformas. “Era un edificio de mala construcción que tuvo muchos problemas; ser un hospital de categoría no estaba reñido con su mala factura arquitectónica”, explica Nicolás Benet, arqueólogo de la Comunidad y responsable del seguimiento de la intervención.

Hay ilustraciones que muestran esos cambios a lo largo del tiempo, pero apenas quedan testimonios de las enfermerías y estancias interiores. El trabajo arqueológico permitirá perfilar la disposición del edificio (pese a estar en el sótano, los restos pueden corresponder a muros de la planta baja, puesto que la rasante de la calle ha ido subiendo). Luego, explica el director regional de Patrimonio Histórico, Jaime Ignacio Muñoz, se cubrirán con el pavimento del sótano de la tienda.

Se dibujará su disposición en el suelo, a modo de recuerdo para compradores o empleados de Apple (no está claro si el sótano será zona comercial). La antigua piel de Sol será cubierta por otra nueva. Una vez más.

IU critica la nueva Ley de Patrimonio

  • El portavoz de Cultura de IU en la Asamblea, Joaquín Sanz, ha denunciado que la nueva Ley Regional de Patrimonio Histórico permitirá "llevar a cabo actuaciones con total impunidad", dando lugar a un deterioro "solo igualado en periodos de guerra".
  • "Tras la modificación legal, se podrán realizar en Madrid actuaciones con una mayor impunidad, e incluso sin tener que bordear la legalidad, como se viene haciendo desde el primer momento en las obras de Apple en el emblemático edificio de la Puerta del Sol".
  • IU cree que "esta actuación no es ajena a las inversiones especulativas de importantes grupos financieros e inmobiliarios en la zona, como es el caso de Villar Mir que, curiosamente, acaba de adquirir el complejo de la plaza de Canalejas, a pocos metros de Apple, cuyo interior ya fue desprotegido por la Comunidad de Madrid".
  • "Actualmente ya no se pueden exigir sondeos y un plan arqueológico como el realizado en el edificio de Apple, imprescindibles en un subsuelo en el que se inició el crecimiento de Madrid a partir del siglo XVI", concluye Sanz.
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS