Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat abre un expediente por los errores en tres exámenes de selectividad

El Consejo Interuniversitario revisará el proceso de corrección y no descarta pedir responsabilidades

Varios jóvenes se enfrentan en una de las aulas de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona (UB) a la primera jornada de las pruebas de selectividad. Ampliar foto
Varios jóvenes se enfrentan en una de las aulas de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona (UB) a la primera jornada de las pruebas de selectividad. EFE

Después de dos días quitando hierro a los incidentes, e incluso negándolos, la Generalitat se vio forzada ayer a abrir un expediente informativo por la retahíla de errores detectados durante los tres días que ha durado la selectividad. El Consejo Interuniversitario de Cataluña (CIC) reconoce tres pifias. Dos son de carácter tipográfico y sin mayor trascendencia para el resultado de los exámenes de matemáticas sociales y geografía. El tercero y más grave fue un supuesto error en una ecuación de la prueba de matemáticas. Supuesto porque la Generalitat y algunos profesores aseguran que podía ser resuelto de las dos formas, pero la verdad es que se llegó a interrumpir momentáneamente el examen y se obligó a los alumnos a rehacer el ejercicio.

“En los medios de comunicación han aparecido muchas cosas, algunas no son ciertas, pero hemos decidido abrir el expediente para resolver todas las dudas”, justificó ayer el secretario del CIC, Claudi Alsina. La Generalitat se ha comprometido a revisar todo el proceso de elaboración y corrección de las pruebas y no descarta depurar responsabilidades.

La detección de un error tras otro en los exámenes generó un fuerte revuelo por las redes sociales que han ido recogiendo todas las pifias detectadas. Una vez finalizada la selectividad, algunos centros se plantean si presentar alguna reclamación. Un grupo de profesores de Tarragona así lo hizo el jueves.

Las pifias

Matemáticas. Es el examen de la discordia. Aunque el planteamiento de una ecuación era correcto, a medio examen se dio orden a los alumnos de cambiar una X por una Z en un problema.

Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales. En la cabecera donde figuraba el nombre de la materia, en catalán, se leía “las ciències” cuando es “les ciències”.

Geografía. En una tabla estadística los alumnos encontraron la cifra 64.2644 Sobraba el último 4.

El fallo más flagrante y que causó más perturbación entre los estudiantes fue el que afectó al examen de matemáticas del miércoles. Una vez iniciada la prueba, se interrumpió para comunicar a los alumnos que la ecuación cx-by+2x debía ser modificada por cx-by+2z. Se trataba del primer ejercicio, cosa que obligó a la mayoría a rehacer todo el problema. El día anterior, en la prueba de matemáticas aplicadas a las ciencias sociales se detectó un error ortográfico en el nombre de la materia. En lugar de “les ciències”(en catalán), constaba “las ciències”. En cuanto al examen de Geografía, una de las tablas estadísticas contenía la cifra 64.2644. El profesor tuvo que avisar de que el último dígito sobraba.

Aparte de estos tres gazapos que admite la Generalitat, los estudiantes denuncian otros, como un fallo en una ecuación en el examen de Química o en la clasificación estilística de teatro de Epidauro, cosa que genera opiniones divergentes entre el profesorado. El secretario del Consejo Interuniversitario de Cataluña, Claudi Alsina, apuntó que “estos casos plantean más dudas y habrá que revisar a ver qué ha pasado”.

Pero, ¿cómo fueron posibles todos estos errores? Alsina aseguró que se va a revisar todo el proceso desde la elaboración de las pruebas a la corrección y la impresión y se tomarán las medidas oportunas. Entre ellas, Alsina no descarta que se deban “depurar responsabilidades” y apuntó directamente al coordinador de la materia de matemáticas de la Oficina de la Selectividad. “El examen se podía resolver perfectamente tal y como estaba planteado. Tenemos que saber por qué esperó a que comenzara el examen para interrumpir y por qué lo hizo”, terció Alsina, recordando que este coordinador era, a su vez, el responsable de elaborar la prueba.

“Ha sido una letra, un número y un una comunicación”, simplificó el CIC

Pero la apertura del expediente también servirá para hacer constar la reacción de cada tribunal. Y es que en cada aula se vivió de forma diferente el problema en el examen de matemáticas, el más grave. La interrupción se dio en momentos diferentes, pero según denunciaron los estudiantes, también se adoptaron medidas compensatorias diferentes. En algunos casos se dio tiempo adicional para acabar el examen, pero en algún caso no.

La Asociación de Jóvenes Estudiantes de Cataluña (AJEC) aseguró que los errores son “inadmisibles” y exigió que se repita el examen de matemáticas. Para el sindicato, la apertura de un expediente informativo no es suficiente. “Tememos que solo sea una maniobra dilatoria para hacer pasar el tiempo y cerrar el caso sin más repercusiones”, criticó ayer el sindicato en un comunicado. Alsina aseguró ayer que las conclusiones del expediente podrían estar listas en dos semanas, justo cuando deben publicarse los resultados de la selectividad, el 28 de junio. “Los estudiantes se juegan mucho en la selectividad y lo mínimo que se puede pedir a los responsables de la prueba es que se tomen seriamente un examen que puede marcar el futuro inmediato de miles de jóvenes catalanes”, zanjó el AJEC.

Alsina descartó ayer la posibilidad de permitir que se repita el examen de matemáticas, pero añadió que lo sucedido se tendrá en cuenta en la corrección de la prueba. “Se aceptarán los dos resultados posibles”, dijo. El secretario del CIC volvió a quitar hierro a la polémica y aseguró que no considera que se hayan producido un cúmulo de incidencias en la convocatoria. “Ha sido una letra, un número y un examen con una comunicación”, simplificó.

Más información