Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y ERC supeditan las cuentas a que el Estado pague las deudas a Cataluña

Las dos formaciones rechazan hacer unos Presupuestos con un déficit del 1,2%

Artur Mas y Oriol Junqueras en el Parlament.
Artur Mas y Oriol Junqueras en el Parlament.

El argumento lo empezó a articular Esquerra Republicana hace dos semanas y ayer lo esgrimió Unió Democràtica, socio minoritario de CiU: en la elaboración de los Presupuestos no solo cuenta el objetivo de déficit; también pueden entrar otras variables. CiU y ERC ya han señalado una a la que supeditan las cuentas: que el Estado pague sus deudas a Cataluña.

La federación nacionalista y el partido independentista están a la espera que el Gobierno central explicite qué objetivo de déficit permite a Cataluña. El Ejecutivo revisó el viernes el déficit para las Comunidades Autónomas y lo situó en el 1,2% de media. La cifra puede variar en cada comunidad, y la Generalitat ya avisó de que el 1,2%, en Cataluña, es imposible: supondría 3.400 millones de recortes, 1.000 millones menos con el anterior objetivo, del 0,7%

Pero, tras centrar durante semanas su argumento en el déficit, ayer CiU apuntó hacia las deudas del Estado en Cataluña. Una deuda que el consejero Josep Maria Pelegrí, secretario general de Unió, calificó de “histórica y endémica”. A ese aspecto, Pelegrí añadió “el déficit fiscal acumulado” y la “dramática y voluntariosa” reducción de las transferencias estatales en materia de educación, sanidad y servicios sociales.

La tesis es la misma que defiende ERC. Lo certificó ayer su líder, Oriol Junqueras: “Podríamos hacer unos Presupuestos sin déficit si el Estado nos devuelve todo lo que nos debe”, dijo el republicano. Según ERC, el impago de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto suma 2.689 millones de euros y los compromisos adquiridos y nunca satisfechos, 5.700 millones.

CiU y ERC esgrimirán estas deudas para exigir un déficit mayor. La Generalitat aspira a poder hacer unos Presupuestos con el déficit fijado en el 1,8%, una cifra que Esquerra podría asumir si hay algún gesto del Estado con sus deudas. El 1,8% requeriría un recorte de 2.200 millones.

Pero ni CiU ni ERC se fían de que el Gobierno acceda a aumentar el techo de Cataluña hasta el 1,8% y establecer así un déficit asimétrico para las autonomías. “No nos fiamos del Estado. El Estado lo que quiere es generar un conflicto entre las diferentes Comunidades Autónomas para ver quién consigue mayor techo de déficit, y esto es inaceptable e inadmisible”, apuntó Pelegrí.

El Gobierno de la Generalitat aspira a tener los Presupuestos antes del verano, aunque eso obligara a tramitarlos por la vía de urgencia en el Parlament. ERC no tiene prisa, y pide mantener la actual prórroga presupuestaria hasta que el objetivo de déficit sea satisfactorio por los intereses de la Generalitat. Según los cálculos de Junqueras, el déficit del 1,2% obliga a 3.600 millones de recortes. Con la prórroga presupuestaria el tijeretazo es de 3.800, según el republicano. Y esos 200 millones, argumenta Junqueras, se pueden incluir en un decreto que modifique la prórroga presupuestaria, que alargue las cuentas de 2012. La operación evitaría tramitar unos nuevos Presupuestos, con el desgaste político que conlleva para los partidos que avalan los recortes.

ERC exige al resto de grupos que no presionen a CiU para elaborar las cuentas, sino que aprieten al Ejecutivo de Mariano Rajoy para que pague sus deudas. Pero las formaciones no están por obedecer a Junqueras. La líder del PP, Alicia Sánchez-Camacho, denunció las “excusas” de los republicanos para no aprobar los Presupuestos y emplazó a CiU a cambiar de socios aunque, avisó, la federación no puede contar con el PP.