Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas alertan otra vez sobre la situación del Espacio Natural de Doñana

El grupo WWF afirma que no se han reducido las amenazas detectadas por la Unesco

Un ciervo pasea por las marismas del Parque Nacional de Doñana. Ampliar foto
Un ciervo pasea por las marismas del Parque Nacional de Doñana. efe

Sin avance significativo. Esta es la conclusión a la que ha llegado la organización ecologista WWF tras evaluar si las Administraciones han acometido las recomendaciones para la conservación de Doñana realizadas en 2011 por la Unesco, la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) y el convenio Ramsar de protección de los humedales. De las 18 actuaciones recogidas en el informe que presentaron estos organismos tras visitar la zona, WWF solo considera completada una: la elaboración de planes de protección del espacio natural.

En su evaluación, los ecologistas vuelven a alertar de la amenaza que supone para Doñana actuaciones como la ampliación del dragado del Guadalquivir que pretende acometer el puerto de Sevilla, proyecto que IU, socio del PSOE en la Junta, quiere debatir en el Parlamento; el oleoducto que la refinería Balboa quiere construir entre Huelva y Extremadura; y la presión de la agricultura sobre el acuífero del que vive Doñana. Además, WWF señala que en estos dos años han surgido nuevas amenazas como el proyecto de convertir Doñana en un almacén permanente de gas natural, actuación que ha sido paralizada por la Junta de Andalucía y que cuenta con el visto bueno inicial del Ministerio de Medio Ambiente.

Los ecologistas aseguran que la falta de acción y de coordinación entre las diversas Administraciones es la principal causa de este estancamiento. “Es imprescindible que el Estado y la Junta colaboren estrechamente en Doñana, sin retrasar más planes y actuaciones vitales para la conservación de este espacio”, explica el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo.

Ante estos resultados, la organización ha pedido a estas instituciones que estudien la inclusión de Doñana en la lista del Patrimonio de la Humanidad en Peligro de Unesco y que se mantenga este espacio en el registro de Montreux de Humedales en Peligro de Convención Ramsar.

Además de paralizar proyectos como el dragado o el del oleoducto, WWF pide la aprobación del Plan de la Fresa con criterios de sostenibilidad, la gestión de la calidad y la cantidad de los recursos hídricos o la creación de un área marina protegida que incluya un plan de recuperación de los hábitats costeros.