Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planes de choque que se estrellan

La Generalitat ha anunciado actuaciones urgentes sin aumentar presupuestos

Inauguración de un centro de día en Sant Celoni. Ampliar foto
Inauguración de un centro de día en Sant Celoni.

Ferran Mascarell ha sido el último consejero de la Generalitat en presentar un plan de choque. En febrero anunció un paquete de medidas para dar oxígeno al sector, afectado por la subida del IVA y los recortes en las aportaciones del Gobierno central. El anuncio no se acompañó de la cantidad económica que se destinaría, pues el presupuesto del 2013 aún no está aprobado.

Los planes de choque son anuncios recurrentes, publicitados por todo lo alto, y la Generalitat los han presentado en los últimos dos años para hacer frente a situaciones excepcionales. Sin embargo, estas medidas no han ido acompañadas de los recursos necesarios, sino que, en la mayoría de los casos, se ha producido una reducción gradual del presupuesto.

En el caso de Cultura, por ejemplo, el departamento contó en 2012 con una reducción inicial de más de 14 millones respecto al año anterior, pasando de 282 a 268 millones de euros. Previsiblemente, la dotación de 2013 será todavía menor. El caso de Cultura es extensible a otros planes de choque.

Pobreza. En enero de 2012, el anterior consejero de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries, anunció un plan de contra la pobreza y la exclusión social, con una dotación de 427 millones, repartidos en planes ya existentes en otros departamentos. Bienestar Social es el que disponía de más recursos, (153 millones), de los que no se detalló cómo se destinaron a causa de la falta de la liquidación de las cuentas de 2012. Aun así, las prestaciones para el pago de alquileres se han reducido desde 2010, cuando se destinaron 72 millones y en 2011 un poco más de 50. Las entidades del tercer sector también han denunciado la deuda de la Generalitat, que en diciembre cifraron en 435 millones, y se ha eliminado la dotación de los Planes Educativos de Entorno destinados a los colectivos más vulnerable de las escuelas.

Empleo. En octubre de 2011, el entonces consejero de Empleo y Empresa, Francesc Xavier Mena, presentó un plan de choque contra el paro con un presupuesto de 60 millones. El plan incidía en los parados de larga duración y proponía diez medidas que incluían los incentivos a empresas de menos de 25 trabajadores para la contratación de estas personas y proyectos dirigidos a entidades del tercer sector. El departamento rehúsa ahora pronunciarse sobre la evaluación del programa porque lo atribuyen al anterior ejecutivo, no tuviera nada que ver con el actual. Entonces la tasa de paro en Cataluña era del 20,5%. Un año después ha escalado hasta el 23.9% al acabar 2012.

Los anuncios para combatir el paro, dinamizar el mercado de alquiler o luchar contra el fracaso escolar quedaron en declaraciones de intenciones

Además, la reforma de la Renta Mínima de Inserción (RMI) que el ejecutivo había aprobado en agosto del 2011 puso en entredicho el efecto real de los anuncios urgentes. Afectó especialmente a los colectivos que los planes de choque pretendían proteger. Así, se amplió de un año a dos años el padrón exigido, y se limitó el cobro a un total de cinco años y a una cantidad obligatoriamente inferior al salario mínimo. También se excluyó a los parados de larga duración. El Departamento de Empleo y Empresa invirtió 129 millones de euros en 2011 y 100 en 2012 para financiar este programa.

El presupuesto para políticas de fomento del empleo no ha aumentado tampoco en los últimos años para hacer frente a las problemáticas que los planes de choque pretenden enmendar, sino que ha pasado de 665 millones de euros en 2011 a 648 millones en 2012. En cuanto a la lucha contra la pobreza, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, denunció el pasado setiembre que la reforma de la Renta Mínima de Inserción había afectado a 10.000 niños, un tercio de los que se beneficiaban.

Vivienda. El Departamento de Territorio y Sostenibilidad promovió en setiembre de 2011 un plan de choque de la vivienda para dar salida a los pisos vacíos administrados por la Generalitat que, entre otros, pretendía reajustar el precio de los alquileres. El programa no tenía una dotación económica determinada puesto que se basaba en un “esfuerzo de reorganización”. Al inicio del plan el número de viviendas era de 3.264, de las que, según la Agencia de la Vivienda de Cataluña, 1.489 aun siguen desocupadas este mes.

Educación. Uno de los pilares del Departamento de Educación ha sido el plan de choque contra el fracaso escolar, que ha coincidido con las medidas organizativas de las plantillas docentes. La consejera Irene Rigau anunció en 2012 que el primero tiene como objetivo reducir el abandono escolar hasta llegar al 10% el año 2020 e incluye programas de impulso de la lectura y mejora de la atención personalizada. No tiene una partida económica específica, sino que se compone de diferentes medidas, algunas de las cuales no se cuantifican porque, según la consejería, solo implican una reorganización de recursos. Aun así, el presupuesto de políticas de educación general (que incluye infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y FP) ha pasado de 4.580 millones en 2011 a 4.347 el año pasado. El curso 2012-2013 empezó con 30.000 alumnos más y 3.000 profesores menos. La ratio de alumnos por clase ha aumentado, tanto en primaria como en secundaria. Los profesores cobran un 10% menos y hacen una hora lectiva más.