Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GOBIERNO VASCO

Mujeres Saharauis y Begoña Etayo, premios Ignacio Ellacuría de 2012

La distinción reconoce el trabajo en favor de la igualdad y la justicia dentro y fuera de Euskadi

Premiados con la distinción Ignacio Ellacuria. A la izquierda, Iñigo Urkullu.
Premiados con la distinción Ignacio Ellacuria. A la izquierda, Iñigo Urkullu. efe

El Gobierno vasco ha decidido conceder ex aqueo el premio de cooperación al desarrollo Ignacio Ellacuría 2012 a la Red Vasca de Apoyo a la Unión Nacional de Mujeres Saharauis y a Begoña Etayo. El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha participado en la entrega de estos galardones.

La red da apoyo a la Unión Nacional de Mujeres Saharauis-UNMS representa principalmente a las mujeres que viven en los campamentos de población refugiada, en Tinduf, a las que se trata de dar formación tanto a nivel profesional como político, en la toma de conciencia sobre sus derechos.

Actualmente la red está integrada por organizaciones de solidaridad con el pueblo saharaui, los Ayuntamientos de Basauri, Berriz, Bilbao, Ermua, Getxo, Ondarroa y Vitoria, además de la Unidad de Coordinación Sahara (UCS/SKU) de Euskal Fondoa, Emakunde y Eudel.

Por su parte, Begoña Etayo destaca por su dedicación durante muchos años a la cooperación al desarrollo, en especial, en el ámbito de la Educación para el Desarrollo y la Sensibilización. Entre los años 1979 y 2000 realizó diversos trabajos de educadora de discapacitados mentales, fue profesora de alfabetización, y profesora de alumnado ocupacional.

Desde 2001 y hasta noviembre de 2012 ha sido técnica del Servicio de Cooperación al Desarrollo en el Departamento de Asuntos Sociales y de las Personas Mayores del Ayuntamiento de Vitoria y responsable del Área de Sensibilización y Educación al Desarrollo y de Derechos Humanos.

El premio Ignacio Ellacuría tiene como objetivo reconocer la aportación de organizaciones, colectivos y personas individuales, de dentro y de fuera de Euskadi, en la lucha a favor de la igualdad y la justicia entre los pueblos y para la superación de la pobreza, así como dar su debida difusión, contribuyendo a la sensibilización de la sociedad vasca. El galardón consiste en la entrega de una obra artística conmemorativa y una dotación bruta de 15.500 euros.