Convergència acumula 1,8 millones de beneficios en plena crisis

El partido nacionalista publica las cuentas de 2008 a 2011, pendientes todavía de fiscalizar Las subvenciones aumentan de 400.000 euros a 2,3 millones con el auge electoral

Convegència Democràtica quiere hacer gala de transparencia ante los múltiples casos de corrupción que implican al partido. Desde la cúpula, con su secretario general Oriol Pujol pendiente de imputación por el 'caso ITV' y la sede embargada por el 'caso Palau', hasta alcaldes como el de Sant Hilari Sacalm, detenido por el 'caso Pokémon', Robert Fauria o el de Lloret, Xavier Crespo, pendiente de imputación por el 'caso Clotilde'. Ante el reguero de cargos implicados en corrupción, Convergència ha publicado esta tarde en su página web las cuentas del partido que todavía no han sido fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas, las que van de 2008 a 2011. Las de 2012 no están todavía cerradas: serán las que se harán eco del aval de 3,3 millones que representa su sede de la calle Córsega.

Entre esos años, en plena crisis económica, los beneficios de CiU subieron hasta alcanzar 1,8 millones de euros en sus cuentas de 2011. Concretamente, el partido cerró 2008 con beneficios de 288.754, subieron a 1,1 millones en 2009, 261.668 euros en 2010 y 40.650 euros en 2011. El incremento de los beneficios en 2009, especialmente notable respecto al resto de años, se explica en el aumento de las aportaciones de los diferentes órganos en los que está representada Convergència: el grupo parlamentario, grupos municipales y entidades locales. Ese año fueron 3,18 millones de euros, mientras que en el resto de ejercicios esta aportación oscila entre 1,77 millones y 135.210 euros.

En el apartado donde CDC sí ha notado la crisis es en el de las donaciones privadas. En 2008, el socio mayor de la federación CiU anotó 518.270 euros; descendieron a 387.500 euros en 2009, 142.255 euros en 2010 y 50.484 euros en 2011. Camino inverso siguieron las subvenciones públicas, que registraron el éxito electoral de la federación en un ciclo que pasó de fracasar en los comicios generales de 2008 (obtuvo 10 diputados) a vencer en las catalanas de 2010, las municipales de 2011 y las generales de ese mismo año. Las aportaciones públicas a CDC pasan de 405.567 euros en 2008 a 2,32 millones en 2011.

Convergència quiere zanjar así su ejercicio de transparencia. De momento, ni su máximo dirigente, el presidente de la Generalitat Artur Mas, ni Pujol ni los consejeros del Ejecutivo catalán han publicado su declaración de la renta, algo que sí han hecho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición y del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS