Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno promete endurecer las inspecciones en los campos de cítricos

Los jornaleros de Córdoba y Sevilla piden actuaciones contra las “mafias”

Recogida de naranjas en una finca de Sevilla. Ampliar foto
Recogida de naranjas en una finca de Sevilla.

Los jornaleros de la naranja en huelga desde el jueves pasado en Córdoba y Sevilla salieron este lunes satisfechos de la reunión con el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado. “Nos ha prometido un plan de inspecciones y todo el trabajo posible para luchar contra las mafias. Todo esto se irá desarrollando en mesas de trabajo”, señaló Pedro Armada en nombre de los temporeros.

Los jornaleros también se reunieron con la Junta de Andalucía. “Todas las medidas que hemos puesto encima de la mesa, las han aceptado al 100%. Por eso vemos que la cosa va bastante bien”, afirmó Armada acompañado del alcalde de Palma del Río (Córdoba), Antonio Ruiz Almenara, el responsable del sindicato CTA, Francisco Moro, y otros jornaleros.

El Movimiento de Trabajadores del Bajo Guadalquivir mantiene una huelga en protesta por el incumplimiento del convenio laboral del campo y la supuesta explotación de trabajadores inmigrantes. Según este convenio, un jornalero tiene que cobrar 46,31 euros por día y trabajar un máximo de seis horas y diez minutos. Según el Movimiento de Trabajadores, los inmigrantes cobran entre 24 y 30 euros por día y trabajan de sol a sol.

El conflicto laboral en Palma del Río y el resto de pueblos de la Vega es viejo. Hace tres años una huelga liderada por el SAT puso en pie de guerra a los jornaleros por las mismas razones. Entonces, se llegó a un compromiso por parte de empresarios y administración de trabajar para mejorar las condiciones. Pero poco o nada se ha avanzado desde entonces, denuncian los braceros. Y en un año tan duro como el que ha terminado y como el que se avecina, la olla a presión ha vuelto a estallar.

Muchas de las familias jornaleras tienen a todos sus miembros en paro y esperan la campaña de los cítricos para poder paliar algo su situación. Pero encontrar que el convenio se incumple, según ellos, sistemáticamente, y que muchos de los tajos están ocupados por trabajadores foráneos contratados por lo que denominan “mafias” les ha vuelto a sacar a las calles.

Ayer por la tarde había convocada una manifestación por las calles de Palma del Río. Después se celebró una asamblea para decidir si la huelga sigue convocada o no. “De momento, la huelga sigue convocada”, señaló por la mañana Armada quien recordó que el avance con las administraciones públicas tiene que ir acompañado de gestos similares por parte de los empresarios. “Hasta que no tengamos la reunión con los empresarios y se comprometan con nosotros, no se puede desconvocar la huelga. Nos por avanzar con las administraciones la vamos a desconvocar. Estas son muy, muy responsables de todo lo que está pasando en el campo, pues no se ha preocupado de ver si se cumplía la ley y los convenios”, criticó el portavoz de los jornaleros.

Los peones defendieron que el seguimiento de la huelga este fin de semana ha sido el 100%. Por el contrario, Juan José Primo Jurado cree que las cifras de los sindicatos están muy infladas. Según el representante del Gobierno, el impacto real del paro es bastante inferior.