Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña mantendrá una prueba única de Selectividad

Las universidades catalanas acuerdan hacer un examen sobre las materias de modalidad

Los rectores de las universidades catalanas y responsables de la Generalitat han firmado este viernes un acuerdo sobre la futura Selectividad.
Los rectores de las universidades catalanas y responsables de la Generalitat han firmado este viernes un acuerdo sobre la futura Selectividad.

Cataluña ha decidido mantener la prueba de Selectividad  —la prueba que la futura ley educativa elimina—, que tomará forma de examen sobre las materias de modalidad. Esta prueba se complementará con la reválida, también de nueva creación por la reforma educativa del Gobierno, que tendrán que superar los alumnos de bachillerato. El acuerdo lo han rubricado este viernes los 12 rectores de las universidades catalanas, públicas y privadas, durante una reunión extraordinaria de Consejo Interuniversitario de Cataluña.

El anteproyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) elimina la actual Selectividad y ofrece la posibilidad que las universidades puedan crear sus propias pruebas de acceso e incluso prevé que las hagan conjuntamente con otros campus. Cataluña se acoge a este punto y defiende que se mantenga algún tipo de prueba de acceso a la universidad que “por donde tengan que pasar todos los alumnos", tanto los que vienen de Bachillerato como FP (donde no hay reválida)”, ha justificado Francesc Xavier Grau, rector de la Universidad Rovira i Virgili y presidente de los rectores catalanes.

Para evitar que los alumnos tengan que examinarse dos veces en poco tiempo del mismo temario –en la reválida del Bachillerato y la Selectividad-, los rectores han ideado un sistema para que las pruebas de acceso universitario solo incluyan las materias de modalidad. Así los alumnos que quieran cursar Medicina, se examinarán solo de las asignaturas relacionadas con la carrera universitaria, mientras que del resto de contenidos, de las materias comunes, el alumno ya habrá sido evaluado días antes en la reválida.

Cataluña ha optado por consensuar la prueba de Selectividad, porque si no fuera así se podría llegar a una situación de “caos”, reconoce la Generalitat, en que los alumnos se verían obligados a someterse a los exámenes de todas las universidades que hubiera seleccionado en la preinscripción. Además, los rectores consideran que si cada campus impone sus pruebas, se abre el camino hacia la "mercantilización" y la "segregación", porque el nivel de exigencia de las pruebas variaría según el interés de cada universidad (si se apuesta por el elitismo o por captar el máximo de alumnos posible).

La prueba única se hará en las siete universidades públicas catalanas y en la Universidad de Vic (semiprivada). El resultado de esta nueva Selectividad tendrá un peso del 40% sobre la nota final del alumno, mientras que la reválida de Bachillerato supondrá un 60%.

El acuerdo firmado por los rectores incluye también una declaración a favor de la inmersión lingüística por si “consolida la historia de éxito en la formación de las personas y la construcción nacional catalana”. El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ha criticado la "actitud agresiva" de la Lomce "hacia el nervio central, que es la lengua".

Más información