Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS

El Gobierno ultima sus medidas sobre el copago

El Ejecutivo analizará las propuestas en una de sus próximas reuniones

El Gobierno quiere aprobar en su reunión del próximo martes o todo lo más en la siguiente el decreto con el que dará una respuesta a la regulación estatal que obliga al copago farmacéutico y que evitará que, al menos los colectivos más desfavorecidos, tengan que aportar dinero extra por sus recetas. El Ejecutivo ultima esta regulación que se plantea como un plan B para el caso de que el Tribunal Constitucional rechace sus alegaciones contra el recurso presentado por el Gobierno popular.

Sanidad y los servicios jurídicos del Gabinete están usando la vía de los servicios sociales y de la asistencia social, en la que Euskadi es competente, para que los colectivos más desprotegidos puedan no pagar los medicamentos en origen. “No se trata de devolverles después el dinero, sino de que no paguen ni un euro en la farmacia”, indicaron ayer fuentes del Ejecutivo.

Pese a la urgencia de la puesta en marcha de ese nuevo decreto, el Gabinete de Patxi López quiere aprobar también este mismo martes las alegaciones a la resolución del Tribunal Constitucional que suspendió la aplicación de la anterior normativa equiparando Euskadi al resto de comunidades a la hora de pagar los medicamentos.

No obstante, mientras el alto tribunal se pronuncia, el Gobierno vasco seguirá avanzando en la puesta en marcha de los sistemas informáticos para poder aplicar el copago a los colectivos a los que, en la peor de las hipótesis, les toque abonar dinero. En el caso de Euskadi las modificaciones informáticas para facilitar el copago —que depende de los ingresos— han coincidido con el despliegue de la receta electrónica, lo que puede complicar algo más las cosas.

El viceconsejero de Sanidad, Jesús María Fernández, consideró ayer en Radio Euskadi precipitadas las estimaciones realizadas por el ministerio que encabeza Ana Mato sobre el ahorro que supondría el copago ya que, según indicó, “no existe ningún estudio que demuestre que el copago farmacéutico sea disuasorio del uso de medicamentos”.

Es más, “todos demuestran que los copagos no reducen el gasto sanitario y además tienen un efecto dañino ya que afectan negativamente a la salud de las personas con menos renta y más enfermas”.