Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
caso emarsa

El juez ratifica la fianza de 400.000 euros para la mujer de Esteban Cuesta

La Policía Judicial de Benidorm no encuentra a una de las supuestas traductoras rumanas que se hospedaron con el exgerente en hoteles de lujo

El juez Vicente Ríos, que investiga el saqueo de Emarsa, empresa pública que gestionaba la depuradora de Pinedo y quebró con un agujero económico de más de 17 millones de euros, ha ratificado la fianza impuesta a Cristina Segarra, la mujer de Esteban Cuesta, exgerente de la empresa pública y uno de los principales imputados. El juez impuso el pasado 6 de junio a Segarra la fianza tras comprobar que, poco después de que en julio de 2004 Cuesta se incorporara a Emarsa, pactaron como régimen económico matrimonial el de separación de bienes y ella compró varios inmuebles en Valencia tras suscribir hipotecas con varias entidades. Sin embargo, el sueldo de Segarra aquel año fue de apenas 20.450 euros, insuficiente para afrontar las cuotas suscritas, los gastos cotidianos y la parte correspondiente al mantenimiento de los hijos. El juez también comprobó que a lo largo de cinco años hubo multitud de transferencias de las cuentas del exgerente a las de Segarra, con lo que, según Ríos, las cuotas de las hipotecas “siempre han sido satisfechas por el señor Cuesta”.

Segarra recurrió la fianza el 9 de junio pasado, pero el juez desestimó ayer el recurso en el que la mujer de Cuesta argumentaba que la vivienda hipotecada, situada en la céntrica calle del Conde de Altea, era “una casa común y corriente donde las haya, de apenas 130 metros cuadrados y situada en un barrio popular de Valencia”. El juez no entra en esas disquisiciones, aunque sí constata que el inmueble fue tasado en 502.856 euros y se adquirió, según escritura, en 275.970.

Además, Ríos impuso ayer otra fianza de 500.000 euros para Daniel Calzada, un empresario imputado en el caso que facturó con sus empresas Llar Calzada, SL, y Rehabilita Aqua, SL, 1,4 millones de euros a Emarsa entre los años 2004 y 2006.

Sin traductora rumana

Por otra parte, el juez incorporó ayer al sumario un oficio en el que la Policía Judicial de Benidorm informa de las infructuosas gestiones practicadas para encontrar a Lilica Mariana Negrut, una de las supuestas traductoras rumanas que se hospedaron con Cuesta en hoteles de lujo. El diario Levante-EMV publicó el pasado 14 de mayo un reportaje en el que detallaba que Negrut, de 24 años, trabajaba en un club de alterne a las afueras de Benidorm (en el municipio de Finestrat) y que tiene domicilios en Valencia y en Finestrat.