Multas contra la insumisión

Los insumisos deberán elegir entre quedarse sin fármacos y ser sancionados

Un grupo de 'yayoflautas' protestando este sábado en una farmacia.
Un grupo de 'yayoflautas' protestando este sábado en una farmacia.CARLES RIBES

Resignación y menos gente de lo habitual en las farmacias catalanas en el primer día de cobro de la nueva tasa de un euro por receta, según confirmó el Departamento de Salud de la Generalitat. La jornada transcurrió tranquila y sin apenas incidencias tras una semana en la que la venta de medicinas con receta financiadas por la sanidad pública se disparó un 20%, llegando a colapsar el sistema informático de cobro en algunas oficinas de farmacia.

Ayer, sin embargo, no se confirmaron los peores augurios y el nuevo sistema de cobro, tras los problemas técnicos surgidos durante los últimos días, funcionó casi con total normalidad. Tan solo se registraron algunos problemas esporádicos, que se solucionaron derivando a los clientes a otras farmacias.

A lo largo del día, el Departamento de Salud solo registró un caso en el que no se quiso abonar la tasa. Fue una acción revindicativa organizada por la plataforma ciudadana Dempeus per la Salut Pública en la que participaron también los yayoflautas, el ala senior del 15-M, en la farmacia de Jordi de Dalmases, presidente del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña. Miguel Tomás, uno de los abuelos indignados, acudió con sus recetas a realizar su compra, pero sin intención de pagar la nueva tasa. Ante esta acción, el procedimiento establecido por Salud es claro: los farmacéuticos están “obligados por la Generalitat”, apuntó De Dalmases, a identificar a los insumisos a través de un formulario que se remitirá a Salud para que el departamento proceda a sancionarles.

Los farmacéuticos aseguran que cobran la tasa "obligados"

Si el consumidor se niega a pagar el euro y a rellenar el formulario, el farmacéutico no podrá dispensar los medicamentos. Por otra parte, los insumisos pasarán a ser deudores de la Generalitat, recibirán una notificación de la Administración catalana y, si no responden, se les reclamará el importe con un recargo del 20%. Según De Dalmases, “al final todos pagarán”, aunque Miguel Tomás duda de “los mecanismos de la Administración” para hacer frente a los impagos.

Pese a ello, la opinión de los profesionales no difiere mucho de la de los ciudadanos que ayer se manifestaron: “Los farmacéuticos somos otros afectados por la medida y, además, tenemos que dar la cara por la Generalitat”. Los asistentes a la concentración, sin embargo, criticaron a los farmacéuticos porque “hay momentos en los que la obediencia no es de recibo” y “es necesario mantener siempre por encima los derechos de la ciudadanía”.

Al euro por receta, el próximo 1 de julio se une el copago según renta del Ministerio de Sanidad, que encarecerá los fármacos entre un 10%, en el caso de los pensionistas, y un 60%. En opinión de Toni Barberá, secretario de Dempeus per la Salut Pública, son “medidas para acabar con la sanidad pública”, y su presidenta, Àngels Martínez, afirma: “Son medidas para que la gente se vaya domesticando, y nosotros no somos animales”. Tomás, por su parte, critica: “Se empieza por un euro y dentro de un año estaremos pagando la mitad”. Además, denuncia: “En Cataluña pagaremos más que en ningún sitio por los medicamentos”.

La plataforma Dempeus per la Salut Pública invitó a la insumisión, al igual que hicieron días atrás el Defensor del Paciente y Joan Herrera, de ICV, que ayer, en un acto en contra de Eurovegas, denunció que los catalanes “ya pagan la sanidad pública”. Y el socialista Pere Navarro criticó la medida, adoptada mientras CiU “perdona impuestos a los ricos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS