El Gobierno ningunea el corredor mediterráneo en los Presupuestos

La Generalitat no logra ver reflejadas ninguna de las obras prioritarias Fomento destina ocho millones para enlazar la AP-7 y la A-2 en Castellbisbal

Obras paralizadas del enlace de la autopista A-2 con la AP-7 en Castellbisbal.
Obras paralizadas del enlace de la autopista A-2 con la AP-7 en Castellbisbal.Carles Ribas

La reducción en la inversión en infraestructuras es especialmente severa en Cataluña, que perderá el 45% respecto a lo presupuestado en 2011, el mayor recorte entre las comunidades. Aunque el mazazo para el Gobierno catalán no es solo cuantitativo, sino cualitativo: ninguna de las infraestructuras, hasta seis, que el Ejecutivo de Artur Mas consideraba prioritarias cuenta con el dinero necesario para llevarlas a cabo. Especialmente lacerante es el corredor mediterráneo, ninguneado en las cuentas. En el informe económico y financiero, donde el Gobierno concreta sus prioridades, no figura esta conexión ferroviaria. Y en la cuantificación de inversiones, su presencia es irrisoria.

El presupuesto de Fomento cuenta con tres apartados en los que se refiere al corredor. Dos se citan como parte de esta conexión ferroviaria, pero parecen, en realidad, actuaciones relacionadas con la alta velocidad, puesto que la fecha de inicio de las obras se sitúa en 1996. El único apartado referido al corredor iniciado en 2012 cuenta con un presupuesto de 143.000 euros. Del resto de partidas de AVE, hay cuatro millones de euros para adecuar la estación de Girona. El Consejo de Ministros autorizó el viernes pasado la licitación de las obras de esta estación y del tramo de vías pendiente entre La Sagrera y Mollet.

La estación intermodal de Rodalies y Alta Velocidad de La Sagrera no contará con inversión para este año, y el acceso a la nueva terminal del aeropuerto de Barcelona tampoco. Ello supone que las dos principales apuestas de la Generalitat para la red de Rodalies se quedan sin asignación presupuestaria y verán retrasada su puesta en marcha. En total, la Generalitat pretendía que los proyectos relacionados con la red de proximidad ascendieran a los 757 millones, pero solo habrá 12 millones para diferentes partidas. Tampoco corren mejor suerte los accesos ferroviarios al puerto de Barcelona, que la Generalitat cifraba en 400 millones y quedarán suspendidos hasta 2015.

La provincia de Girona también ha sufrido un varapalo presupuestario: el ansiado desdoblamiento de la N-II entre Girona y Tordera (Maresme), que el Ejecutivo catalán cifra en 344 millones, logra solo una ínfima parte, informa Antía Castedo. El Ministerio de Fomento invertirá 15,9 millones de euros para desdoblar la N-II en el tramo entre Sils y Caldes de Malavella (6,7 kilómetros). Ningún otro tramo de la N-II se comenzará a construir este año. El Estado dedicará 1,3 millones para el proyecto de construcción del tramo entre Maçanet de la Selva y Sils y otras partidas testimoniales para el resto del trazado.

La provincia de Tarragona también se ve perjudicada en cuanto a sus inversiones más importantes. La Generalitat consideraba dos básicas: el desdoblamiento del tramo ferroviario entre Vandellòs y Tarragona y los accesos ferroviarios al puerto. El primer proyecto, cifrado en 380 millones de euros, queda paralizado hasta 2015, y el segundo solo cuenta con 200.000 euros de los 135 millones que establecía la Generalitat.

El Ministerio de Fomento sí prevé terminar obras viarias que estaban a medias. Destacan entre ellas los ocho millones de euros para enlazar la autopista AP-7 y la autovía A-2 a la altura de Castellbisbal (Vallès Occidental), cuyas obras, paralizadas desde 2010, tienen previsto el final en 2016.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS