Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chufas como aperitivo

Un grupo de alumnos de la Univesitat Politécnica de Valencia elabora variantes dulces y saladas de este fruto para utilizar como postre o refrigerio

Un equipo de investigadores ha elaborado productos dulces y salados con chufas ecológicas.
Un equipo de investigadores ha elaborado productos dulces y salados con chufas ecológicas.

La chufa ya no es, principalmente, la materia prima de una refrescante horchata. También puede devenir en el aperitivo a degustar en el receso de trabajo o en las reuniones de taberna. Porque un equipo de alumnos de la Universitat Politécnica de Valencia ha presentado Delixuf, un proyecto basado en la elaboración de una serie de productos tanto dulces como salados elaborados con chufa ecológica. El gusto de este fruto se podrá utilizar tanto para galletas o fartons como para el acompañante de una bebida.

"La chufa normalmente se usa para la elaboración de horchatas o la obtención de aceites", ha indicado el investigador Javier Martínez, "pero nuestro objetivo es que se pueda tomar como aperitivo". Las chufas saladas, provenzal y mediterránea, han sido encurtidas con agua con vinagre y aromatizadas con ajo y especias; las dulces, tradicional y mediterránea, tienen una base de almíbar aromatizada con naranja o limón.

En este proyecto, que se presentará en el concurso ÉcoTrophélia 2012, los alumnos han intentado "incentivar el consumo autóctono" y fomentar una alimentación "sana y divertida" a cualquier hora del día. "Los productos salados pueden degustarse como aperitivo con un buen vino blanco y los dulces como postre después de la comida acompañados de queso fresco, helado o yogur", insistió Vivian Barreto, integrante del grupo de investigación.

En el concurso ÉcoTropélia, que premia al producto más innovador, participarán ocho propuestas nacionales. Entre ellas se elegirá la que representará en el certamen europeo. Hasta entonces, este equipo ya planea nuevas variantes de sus chufas recién nacidas. Por ejemplo, convertirla en crema para untar, en rellenos de postres o bizcochos e incluso en productos para diabéticos a partir de jarabe de frutas. También están revisando una opción baja en sal para personas que sufran hipertensión arterial.