El déficit se vuelve arma política

El Gobierno y el PNV se enfrentan por una cifra que dobla la presupuestada Aguirre confirmará en el Parlamento que Euskadi cumplirá el objetivo nacional

El 'lehendakari', Patxi López (a la derecha), con el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, en un acto en la capital vizcaína en febrero de 2010.
El 'lehendakari', Patxi López (a la derecha), con el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, en un acto en la capital vizcaína en febrero de 2010.LUIS ALBERTO GARCÍA

La lucha contra el déficit, que se ha convertido en toda Europa en una dura pelea por lograr contener el gasto público y aumentar los ingresos, en Euskadi se ha transformado además en un arma de enfrentamiento político. El PNV, que está canalizando la oposición al Gobierno a través principalmente de la Diputación de Bizkaia —la institución que tiene en su mano buena parte de los ingresos públicos en la comunidad autónoma—, y el PSE, que gestiona en el Ejecutivo la mayor parte del gasto dedicado a servicios esenciales, no han conseguido sincronizar sus maquinarias en beneficio del país.

La principal consecuencia de ello es que el déficit del Gobierno ha pasado del 1,3% del PIB previsto al 2,54% definitivo a finales del año pasado. En cifras, el Ejecutivo había previsto gastar 856 millones de euros más de los que pensaba ingresar (el 1,3%) pero, pese a los recortes que ha hecho en seguridad, en costes laborales y en gasto corriente, el déficit se le ha ido hasta los 1.672 millones (el 2,54%).

Si la primera gran medida del Gobierno de Mariano Rajoy poco después de tomar posesión fue una reforma fiscal que subía los impuestos para mejorar los ingresos a lo largo de este año, —y se da por hecha una subida del IVA tras las elecciones andaluzas del día 25—, en Euskadi la Diputación de Bizkaia ha frenado una reforma que permitiera mejorar los ingresos más allá de restaurar el Impuesto de Patrimonio, además de liderar, junto a la alavesa, una campaña para evitar luchar conjuntamente contra el fraude, lo que permitirá aflorar parte de ese 20% del PIB que se mueve al margen de los circuitos tributarios.

Economia dice que no habrá dificultad para cerrar el actual ejercicio en el 1,5%

El PNV, que no gira la llave del ingreso para que entren recursos, lo tiene meridianamente claro: “El elevado déficit público es responsabilidad exclusiva del Gobierno y es el principal exponente de su mala gestión”, reiteran en público y en privado sus dirigentes.

“Si el PNV estuviera en el Gobierno el déficit habría desaparecido en cuatro minutos” responden fuentes de Industria. “Con el PNV jugando con el déficit”, al Ejecutivo, que no puede influir directamente sobre sus ingresos, solo le queda sacar el bisturí y seguir recortando sin dejar que la economía se paralice. El consumo público cayó en el último trimestre de 2011 un 3,6%. Los ingresos siguen en el nivel de 2007 debido a la menor recaudación por la crisis, pero también a la falta de una reforma que modifique los impuestos.

Nadie duda de que una acción coordinada de todo el entramado institucional mejoraría sustancialmente los problemas de contabilidad del Ejecutivo, “pero también de los Ayuntamientos”, que apenas si disponen ya de márgenes para recortar el gasto sin tocar los servicios esenciales, opina un especialista de la UPV. “Pero para eso sería necesaria una colaboración leal entre instituciones y no parece ser que ese vaya a ser el escenario, y menos a un año de las elecciones autonómicas”, previstas para marzo de 2013, añade.

Funcionarios facilitan

Pese a todo, el déficit vasco se sitúa por debajo de la media de las 17 comunidades autónomas (el 2,94%) y es la séptima en mejor situación.

Alcanzar este año el 1,5% al que le obliga el nuevo objetivo de déficit del Gobierno central va a forzar al lehendakari, Patxi López, a una reducción teórica de gastos de 685 millones adicionales, aunque el Gabinete estima que casi un 0,6% del total del año pasado (420 millones de euros atribuibles al sistema de contabilidad nacional), son ajustes sin repercusión en tesorería. Es decir, la reducción teórica se quedaría en otras seis décimas entre el 1,3% presupuestado y el 1,9% real, otros 420 millones.

El consejero de Economía, Carlos Aguirre, apuntó el pasado miércoles en el acto de presentación del programa extraordinario de apoyo financiero a las empresas, que pondrá en circulación 2.180 millones de euros fundamentalmente para las pymes, que el Gobierno no tendrá dificultades para cumplir con los objetivos de déficit autorizados por el Ejecutivo popular: el 1,5% para el presente ejercicio y cuatro décimas menos para el próximo.

La carga financiera de

Aguirre comparece el martes en el Parlamento y allí confirmará que Euskadi será disciplinada con esa senda, pero exigirá al Gobierno de Rajoy que ponga fin a las discrepancias que mantiene abiertas en torno al Cupo y que suponen otros 366 millones de euros.

Sin embargo, ni siquiera ese escenario resulta fijo. Si, como asegura el Ejecutivo popular, el PIB anual se quedará en el -1,7%, las cifras del ajuste habrán de ser diferentes. El último dato del PIB vasco correspondiente a 2011 que utilizaba Economía para sus cálculos se situaba en 70.060 millones de euros; el nuevo, de confirmarse esa caída, se quedaría en 68.869 millones. A menor PIB, el déficit sería incluso mayor en cifra, y vuelta a empezar.

En esta batalla el PNV juega además con la ventaja añadida que le proporcionan funcionarios espías. Trabajadores públicos que participan en la confección de los datos macroeconómicos facilitan información al partido de Iñigo Urkullu casi antes que al propio Gobierno.

Urkullu apuntó una cifra global del déficit para el año pasado cercana al 2,6% semanas antes de que la ofreciera el ministerio. Le sirvió para sostener que el Gabinete de López estaba al borde de “una quiebra inminente”. Urkullu unió ese dato al de la deuda, que se acerca al 40% del presupuesto —las Diputaciones se sitúan en torno al 70%— para acabar de definir esa situación próxima a la quiebra. La carga financiera sobre el total del presupuesto se sitúa en la actualidad en el 3,84%, cuando en 2005 era del 4,30%, y de entre el 7% y el 8,30% de 1998 a 2001.

Algunas fuentes explican que no se trata solo de un problema de falta de recursos, sino de racionalizarlos entre las instituciones. Las Diputaciones están dedicando partidas para competencias del Ejecutivo, como promoción empresarial o promoción turística. Una delegación de empresarios vizcaínos viajará en breve a Chile dentro de una misión organizada por la Diputación de Bizkaia, al tiempo que otra del Gobierno, encabezada por el propio lehendakari, está a punto de partir hacia India.

La promoción turística está en manos del Gobierno, pero Bizkaia montó recientemente un pabellón en la feria Fitur de Madrid para vender la provincia. “Si el Gobierno tiene que recortar en Educación o en Sanidad, ¿a quién le va a echar la culpa el ciudadano?, ¿al consejero del ramo?, ¿a los diputados generales?”, se pregunta un alto cargo de la Cámara de Industria de Álava.

Las guerras de poder no pueden llegar a esos extremos, recordaba el secretario general de la patronal alavesa SEA, Juan Ugarte, la pasada semana, durante la presentación de un barómetro empresarial. Ugarte pidió a los partidos que se dejen de polémicas “y arrimen el hombro” para incentivar la economía y salvar al tejido empresarial de “una situación muy preocupante”. El Ejecutivo está asumiendo que Euskadi se encamina a una posible recesión.

El último trimestre de 2011 se cerró con un PIB negativo de un 0,2% y es posible que 2012 siga por esa senda de caídas. La bajada sucede a un periodo de incertidumbre, pero con siete trimestres de crecimientos positivo y uno más, el tercero de 2011 de estancamiento.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50