Mas pide a Rajoy que flexibilice el objetivo de déficit a Cataluña

El presidente catalán desaconseja a Marruecos aplicar el ‘café para todos’

Artur Mas saluda a Abdelilah Benkirane, presidente del Gobierno de Marruecos.
Artur Mas saluda a Abdelilah Benkirane, presidente del Gobierno de Marruecos.Jordi Bedmar

Artur Mas quiere cobrarse el capote que le echó el mes pasado a Mariano Rajoy cuando le instó a reconocer públicamente que España no podría cumplir el límite de déficit impuesto por Bruselas y le exhortó a pedir flexibilización a las autoridades comunitarias. El presidente de la Generalitat, que da por hecho que la UE facilitará los objetivos a España, dejó claro ayer que Cataluña también debe lograr más tiempo para cumplir los objetivos fijados.

Durante una visita oficial a Marruecos, Mas aclaró que lo que está pidiendo no es barra libre para todas las comunidades, sino para las que están haciendo mayores esfuerzos de austeridad y reducción del déficit. Pese a los impopulares recortes que ya aplicó el año pasado, el déficit de la Generalitat de Cataluña ascendió en 2011 al 3,7%, muy por encima del 2,6% previsto, que ya doblaba el máximo permitido. Para este año, la Generalitat aceptó ceñirse al 1,3%, lo que implicaría rebajarlo 2,5 puntos.

Mas hizo estas apreciaciones en la primera jornada de su viaje de tres días a Marruecos, con el que pretende allanar el camino a las empresas catalanas en aquel país. Pero el presidente catalán quiso ir más allá y en una reunión con el presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirane, se permitió darle unos consejos sobre cómo debe afrontar el país magrebí la descentralización que el rey Mohamed VI incluyó en la reforma constitucional del año pasado. Mas recomendó a Marruecos aprender del caso español, donde “no todo han sido éxitos”, recalcó. En su opinión, el Estado autonómico ha permitido acercar el poder a la ciudadanía y es una buena herramienta para defender a las minorías nacionales, pero también aclaró que la tendencia a uniformizar las competencias de las autonomías no es la vía. “El café para todos ha sido un error”, dijo

Los colaboradores de Mas trabajan para obtener una audiencia con el Rey Mohamed VI

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, se sumó a este debate en sentido distinto y abogó por “reformular” el actual modelo autonómico, aunque precisó que “ha posibilitado avances importantes, progreso y calidad de vida”. Por su parte, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, rechazó que el Estado autonómico haya fracasado y dejó claro que el Gobierno ni recortará ni reducirá competencias.

Mas también aprovechó para colar ante el presidente del Gobierno marroquí su reivindicación de una nueva financiación para Cataluña similar al concierto económico. El viaje está transcurriendo sin ningún tipo de incidente diplomático y plenamente coordinado con la Embajada española en Rabat.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS