Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo heterogéneo entre rejas

Los calabozos de la Ciudad de la Justicia alojaron el jueves altos cargos de Alberto Fabra

También estrechos colaboradores de Rafael Blasco

Y responsables de empresas adjudicatarias y de ONG

Los calabozos de la ciudad de la Justicia alojaron el jueves por la noche a un grupo heterogéneo de detenidos en relación al presunto desvío de dinero público de cooperación. Había altos cargos del Gobierno de Alberto Fabra y estrechos colaboradores en su día de Rafael Blasco, responsables de empresas adjudicatarias de la Administración y responsables de supuestas ONG. Estos son algunos de ellos.

César A. Tauroni, la sombra de Blasco. Es un clásico de los escándalos vinculados a Rafael Blasco, el actual portavoz del PP en las Cortes Valencianas. Tauroni coincidió con Bernardo Blasco, hermano del responsable del PP, en la sociedad Apelcine.

Como gerente de GCS resultó adjudicatario de varios concursos de la Consejería de Bienestar Social cuando la dirigía Rafael Blasco. Entre ellos, uno tramitado de forma “urgente anticipada” de atención telefónica a mayores que fue recurrida por un competidor que tachó de “ficción” la propuesta de GCS. La empresa, junto a Tis-sat, consiguió también un contrato para el mantenimiento de programas informáticos por 382.000 euros en 2002.

Cuando Blasco pasó a dirigir la Consejería de Sanidad, Tauroni reapareció en escena en una visita al consejero en su despacho. Fue semanas antes de la crisis que se abrió en el departamento por las diferencias de criterio en la adjudicación de un contrato informático de tres millones de euros.

En la crisis abierta por el presunto fraude en la cooperación, Tauroni ha vuelto a aparecer en escena. Mientras Blasco ocupó la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía, Tauroni formó parte de la Fundación Hemisferio, y, según la acusación, tenía un papel clave en la trama.

Fernando Darder, el aventurero. Al responsable de Esperanza Sin Fronteras le gustaba presentarse como un aventurero, un exfotoperiodista atrapado por la solidaridad. Y no le fue mal, como cooperante, especialmente tras el aterrizaje de Blasco en Solidaridad y Ciudadanía. De los 892.142 euros recibidos por su entidad en convocatorias públicas de cooperación, el 95% (854.051 euros) los recibió con Blasco al frente de la consejería. El premio gordo fue la concesión del concurso para construir el hospital de Haití, con un coste total de 7,5 millones de euros, de los que seis debía aportar la Generalitat (cuatro de construcción y dos de mantenimiento). Sin embargo, Alberto Fabra paralizó el proyecto al llegar al Consell.

Josep María Felip, Alexandre Català y Marc Llinares, personas clave en los procesos administrativos. Los dos primeros son profesores asociados de constitucional de la Universidad de Valencia y ocuparon altos cargos en la consejería de Solidaridad y Ciudadanía con Blasco. Felip, que ha pasado por todo el espectro político (desde su militancia juvenil en el PCE Marxista Leninista, pasando por el PSOE y el Bloc hasta el PP) es funcionario de la Generalitat desde la preautonomía y, junto a quien sirvió como mano derecha, Rafael Blasco, gran conocedor de los entresijos administrativos. El tercero, Marc Llinares, siguió al exconsejero en Sanidad y Solidaridad en puestos clave en la adjudicación de contratos. Y, desde la jefatura de área de cooperación, concedió ayudas al velero de un amigo, José Luis Maldonado, junto al que navegaba por Dénia.

Junto a ellos, han sido detenidos Marcial López, presidente de la Fundación Cultural y de Estudios Sociales; Arturo Tauroni (hermano de César Augusto; Christine Bernadette, presidenta de la ONG Asade África; Rafael Barrera, responsable de la ONG Fudersa. La identidad de otros cinco arrestados no ha trascendido.