ENTRE FANTASMAS

Ojos de piscina sin cloro

Me quedaría con la sonrisa de Mireia Belmonte y sus ojos sobre las veintitantas medallas de Phelps

ENTRE FANTASMAS

Estulticia, fraude y mediocridad

la vinculación de la política con el deporte es evidente. La del cine y la literatura, también: James Bond, Shakespeare, Dickens y Mary Poppins se dan cita en un Londres de fantasía

entre fantasmas

Joviales pesimistas

Antes de que Dios fuera una partícula, sabíamos que jugaba a los dados. Ahora, finalizada la Eurocopa, ni Dios ni Higgs saben a qué juegan sus partículas

entre fantasmas

Mi amigo Rafael

La final Italia-España era una reivindicación de dos euromendicantes países que se resistían a ser relegados

entre fantasmas

La porra de Empédocles

Merkel gritaba viendo cómo la Alemania mecánica descalabraba a unos griegos en bancarrota

ENTRE FANTASMAS

Mazurka polonesa

No es locura soñar despiertos cuando cuenta en sus filas con un cerebro omnisciente como Xavi, un genial Iniesta y un siempre providencial Casillas

ENTRE FANTASMAS

Ni un segundo más de distracción

El más insignificante detalle decide el resultado de un partido

ENTRE FANTASMAS

Charla en el paraíso

ENTRE FANTASMAS

Hasta luego

ENTRE FANTASMAS

Todos ‘drogbados’

Consiste en hacer lo estrictamente necesario en el instante preciso, en física sincronía con el espacio y el tiempo

ENTRE FANTASMAS

Foto finish

El Real Madrid ha culminado la Liga de Dos, como si, después de ganada, todavía estuviera en juego

ENTRE FANTASMAS
ENTRE FANTASMAS

El curioso caso del doctor Guardiola

ENTRE FANTASMAS

De golpe y porrazo

Cuando Guardiola da por perdida la Liga antes de perderla, esa actitud repercute en sus jugadores

ENTRE FANTASMAS

Miscelánea marciana

Ya no era una Liga de Dos, sino dos jugándose la Liga. Se llamaban Cristiano y Messi, o viceversa

ENTRE FANTASMAS

Estado de malestar

Cristiano Ronaldo ganaba un millón al mes, que equivale a 1.400 euros a la hora

ENTRE FANTASMAS

La feroz Susana

Benzema, Higuaín, Özil, Di María, Ronaldo no necesitan tanta contribución divina. Sólo que su entrenador les deje jugar a su aire y en paz

ENTRE FANTASMAS

Procopio en Laponia

Cuando se quedó en el paro, siguiendo los magnánimos consejos del dirigente empresarial José Luis Feito, encontró trabajo en una granja de cerdos

ENTRE FANTASMAS

Desde el planeta rojo

Nada más llegar, Procopio pudo comprobar que no había marcianos. Ni prodigiosos colibríes como Messi ni raudos centauros como Cristiano Ronaldo

ENTRE FANTASMAS

En la Luna

“Tardes de domingo que olían a licores y regates radiofónicos de Di Stéfano y Kubala”

ENTRE FANTASMAS

Viaje sin retorno

Si un jugador interrumpía voluntariamente con su mano la trayectoria de un balón dentro del área propia, el árbitro podía optar entre verlo o no verlo

ENTRE FANTASMAS

Llovida del cielo

A Procopio le vino a la memoria el caso de Helenio Herrera, que, meses antes de su cese en el Barça, tenía contrato secreto con el Inter de Milán de Angelo Moratti, padre del actual Moratti

ENTRE FANTASMAS

Madrid Foot Ball Club

Cabría recordar a los hinchas intransigentes que los fundadores de su Real Madrid fueron dos catalanes

ENTRE FANTASMAS

Carnaval en Gurtelandia

En el fútbol y en la vida, las ocasiones fallidas son, a veces, más decisivas que los goles.