Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amazon aspira a ser omnipresente

El gigante se alía con la compañía de satélites Iridium para llegar a todo el mundo y saltar de la televisión, el ordenador y el móvil a todos los electrodomésticos, vehículos y máquinas

Imagen difundida por las compañías Iridium y Amazon tras la alianza.
Imagen difundida por las compañías Iridium y Amazon tras la alianza.

No contenta con acaparar la mayoría del comercio en Internet a través de los ordenadores y dispositivos móviles, la multinacional Amazon ya ha avanzado en la conquista de la televisión y ha dado un enorme paso para llegar a todo el mundo a través de cualquier máquina. El gigante quiere ser realmente global y anticiparse al Internet de las Cosas, que en un futuro próximo permitirá al frigorífico hacer la compra, a la lavadora programarse en función del tiempo exterior, al sistema de climatización de la casa anticiparse a la llegada del usuario, la conexión desde un avión en cualquier lugar del mundo o al coche comprar un componente que necesitará en los próximos días e incluso proponer itinerarios alternativos en función del tráfico.

Iridium Communications, una compañía que dispone de 66 constelaciones de satélites, y Amazon Web Services han confirmado una alianza para desarrollar de forma conjunta una red espacial  denominada CloudConnect para aplicaciones de Internet de la Cosas. Estará operativa el próximo año.

"Cubrimos el planeta completo mientras la red terrestre solo llega al 20%", ha justificado el director general de Iridium, Matt Desch. La clave de la alianza es hacer real la globalización y que todas las empresas y usurarios que operen a través de Amazon "hablen el mismo lenguaje", por lo que las operaciones serán fluidas, más seguras, más rápidas y más eficientes.

"Nos centraremos allí donde el móvil no llega para hacer llegar Amazon a todo el mundo", afirmó Desch mientras las acciones de la compañía subían un 7% tras el anuncio del acuerdo con Amazon.

La alianza de las empresas pretende, según ha confirmado Iridium, extender la velocidad de comunicaciones de banda ancha por tierra, mar y aire. Además, el Internet de las Cosas (la interacción de cualquier electrodoméstico, vehículo y maquinaria a través de la Red) será clave en el crecimiento de abonados de los servicios.

El servicio de ambas compañías llegará al 80% del planeta que ahora carece de conexión al móvil y facilitará la interconexión entre todos los dispositivos, que esperan que alcancen los 75 billones en 2025, según IHSMarkit, con un crecimiento del 20% anual.

"Iridium CloudConnect cambiará completamente la velocidad a la que un satélite para Internet de las Cosas resuelve una demanda y permitirá a los usuarios de Amazon mantenerse en la misma red, a la vez que expandirá rápidamente las posibilidades de cobertura", explica el directivo de Iridium. "Los costes bajarán, los tiempos de compra se acelerarán, los riesgos se reducirán y los clientes de Amazon disfrutarán de conexión global", resume.

En la misma línea, el operador español de comunicaciones por satélite Hispasat tiene ya operativo el satélite Amazonas 5 para llevar la banda ancha a zonas rurales o de difícil acceso de México. La empresa española dispone de siete haces de cobertura sobre el país norteamericano en la banda de frecuencias Ka, que ofrece mayor potencia en las comunicaciones a unos precios de conexión más reducidos, según informó la compañía.

La apuesta de Bezos por el espacio

La apuesta por el espacio del magnate propietario de Amazon, Jeff Bezos, es firme. Este miércoles anunció que Blue Origin, su empresa aeroespacial, está en la fase de “diseño conceptual” de una lanzadera lunar que permita viajes de ida y vuelta para la explotación de los recursos del satélite de la Tierra.

Bezos considera que el principal problema de la explotación del espacio es el altísimo coste de misiones singulares de un solo camino y que el desarrollo de tecnología que permita la reutilización de dispositivos abaratará los programas.

Esta firme apuesta por esta industria se ha traducido ya en la elección de los motores LOX/LNG BE-4 de su compañía por parte de la United Launch Alliance para sus cohetes Vulcan.

A la carrera se ha sumado también el gigante aeroespacial Lockheed Martin quien diseña un transbordador para cuatro astronautas entre un satélite situado en la órbita de la Luna (la futura plataforma Gateway) y la superficie de la misma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información