Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Hyperloop de Elon Musk ‘corre’ a más de 320 km/h

Unos universitarios alemanes ganan la competición anual patrocinada por SpaceX, superando ampliamente a los otros dos equipos finalistas

Elon Musk felicita al equipo ganador de la competición Hyperloop Pod en Hawthrone, California. En vídeo, el recorrido de los ganadores.

Una treintena de estudiantes de la Universidad de Múnich ha ganado la competición Hyperloop Pod, patrocinada por SpaceX, y celebrada el pasado domingo. Su cápsula alcanzó 324 kilómetros por hora de velocidad punta en apenas 1,3 kilómetros de trayecto. Los otros dos finalistas, un equipo estadounidense y uno suizo, quedaron muy lejos de la marca de los alemanes .

El equipo, WARR Hyperloop, recibió las felicitaciones del propio consejero delegado de SpaceX y autor del concepto de Hyperloop, Elon Musk. Es la segunda vez que ganan la competición, y el empresario sudafricano ya ha anunciado la tercera edición del evento para observar el desarrollo de este concepto de hardware libre.

"Puede que sea posible superar la velocidad supersónica en nuestro tubo de pruebas, aunque sólo mida 1,3 kilómetros. Mucha aceleración y frenada...", ha escrito Musk en Twitter. En trayectos largos no se necesitaría tanta aceleración, ya que se podrían superar los 1.000 kilómetros por hora acelerando gradualmente durante varios kilómetros "para que no se desparramen las bebidas", explicó el empresario en otro tuit.

Hyperloop es un proyecto ideado por Musk entre 2012 y 2013 para agilizar el transporte de largo recorrido empleando cápsulas presurizadas que viajan levitando a través de tubos en vacío a grandes velocidades impulsadas por motores de inducción lineales y compresores de aire. El concepto se liberó como un proyecto libre y SpaceX invita a las empresas y universidades a que tomen las ideas existentes como base para mejorarlas o desarrollar unas nuevas.

Podría unir San Francisco y Los Ángeles (más de 560 km de distancia) en apenas media hora empleando únicamente energía eléctrica. Estas velocidades sólo son concebibles gracias al ambiente en vacío que ofrecen estos tubos, ya que reducen la resistencia del aire y, por lo tanto, el uso de energía. El sistema es inmune al viento, la lluvia, la niebla y el hielo, según los cálculos de Musk y su equipo. Las cápsulas y motores son la parte menos costosa del proyecto; el grueso del presupuesto es la construcción del tubo a baja presión.

El equipo alemán desarrolló el sistema ganador empleando un motor eléctrico de 50 kW y 40 Nm de par, una estructura de fibra de carbono con refuerzos en aluminio de 20 kg de peso para facilitar la aceleración y frenado en el tubo. SpaceX ha anunciado la próxima competición en 2018, por lo que los estudiantes de Munich tendrán que preparase para defender el título.

Más información