Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blockchain, ¿una salida para el periodismo?

Expertos debaten en Madrid sobre el uso de esa tecnología en el futuro de los medios de comunicación

De izquierda a derecha, Alberto Barreiro, Henrik Kaufholz, Alberto Gómez Toribio, Úrsula O'Kuinghttons, Astyanax Kanakakis, Angel Hernandez y Carlos Kuchkovsky, durante el I Encuentro Internacional sobre Blockchain y Periodismo.
De izquierda a derecha, Alberto Barreiro, Henrik Kaufholz, Alberto Gómez Toribio, Úrsula O'Kuinghttons, Astyanax Kanakakis, Angel Hernandez y Carlos Kuchkovsky, durante el I Encuentro Internacional sobre Blockchain y Periodismo. EFE

Garantizar la libertad de prensa, permitir que los lectores remuneren directamente al periodista o plantear un nuevo modelo publicitario en un mundo en el que Facebook y Google concentran el 80% de la publicidad online y en que las redes sociales mueven cinco mil millones de transacciones comerciales al día. Estos son algunos de los cambios que la tecnología blockchainun sistema de consenso distribuido que puede registrar las transacciones de dos partes de manera verificable y permanente— puede aportar al oficio periodístico y a los medios de comunicación, según los expertos que se han reunido este lunes en el I Encuentro Internacional sobre Blockchain y Periodismo, realizado en Madrid. 

El Encuentro, organizado por las periodistas Covadonga Fernández y Úrsula O'Kuinghttons, fundadoras del proyecto OléChain, reunió ayer en el Medialab Prado a representantes de medios de comunicación y de empresas líderes en tecnología. Alberto Gómez Toribio, director de la startup Barrabés.biz y uno de los expertos europeos en blockchain, defiende esa tecnología como el "futuro" de la industria de información. "El blockchain va a suponer una revolución similar a lo que hizo internet en su día", ha afirmado Toribio. 

Dicha revolución se daría sobre todo en los modelos de negocio, que serían totalmente digitales, según han explicado los expertos. Los medios podrían contratar periodistas en todo el mundo y pagarlos en bitcoins (una moneda digital global) a través de blockchains. Ese modelo permitiría crear agencias de noticias totalmente digitales.

En ese sentido, el futuro ya ha empezado. La plataforma Steemit fue creada en 2016 y funciona como una red social que combina la creación de contenido, la interacción entre los usuarios y la utilización de una moneda digital llamada steem. Cada usuario crea, comparte y recibe contenidos mientras reciben ganancias por ello. Esa es otra promesa del blockchain en el campo periodístico: será posible calcular el beneficio de un artículo y pagar al periodista según ese beneficio. 

"Se trata de la tercera revolución periodística [después de Internet y de las redes sociales]: mediatech, innovación abierta, diferentes personas produciendo contenido original y nuevos canales de difusión de la información", explica Carlos Kuchkovsky, director de Tecnología de Nuevos Negocios Digitales en BBVA. 

Para Alberto Barreiro, director de Experiencia del Grupo PRISA, el reto de los medios de comunicación es trasladar el modelo a la información tradicional, que funciona como un commodity. Ángel Hernández, director de tecnología de IBM, ha apuntado durante el Encuentro que los micro contratos pueden ser una solución para ese problema. "El blockchain permite crear reglas de utilización de cada contenido que puedes adaptar a cada cliente o consumidor", ha señalado Hernández.  

Libertad de prensa 

Henrik Kaufholz, director del periódico sueco Politiken y presidente del Centro Europeo de Libertad de Prensa, ha defendido en el Encuentro otra virtud de la tecnología en el oficio periodístico: la capacidad de garantizar la libertad de prensa y la seguridad de los profesionales. Kaufholz ha contado como ejemplo la historia de un reportero ucraniano que trabajaba bajo amenazas en su país y que, contratado a través de blockchain, pudo ser trasladado para preservar su identidad y seguir escribiendo. 

A pesar de ser un entusiasta de la tecnología, Kaufholz ha señalado que quedan problemas prácticos por solucionar. "El primero es el idioma. ¿Cómo podemos producir contenidos que lleguen a una audiencia global?", se pregunta el periodista. "El segundo problema es que el blockchain como lo conocemos hoy nos ofrece un modelo para los freelancers o los pequeños medios. ¿Cómo lo aplicamos a los medios tradicionales?", sigue Kaufholz. Él se contesta a sí mismo: "Es cierto que el blockchain será el futuro del periodismo, pero las respuestas solo llegarán dentro de cinco o seis años", concluye.  

Más información