Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
hardware

¿Ha llegado la hora de sustituir el portátil por la tableta (o viceversa)?

En las próximas semanas varias empresas presentarán ordenadores con espíritu de 'tablet'. Ahora llega Spectra x2 de HP para plantar cara a la Surface y el iPad Pro

Spectre x2. Ampliar foto
Spectre x2.

¿Tiene más sentido para sustituir al portátil una tableta de altas prestaciones, o un ordenador ligero que puede transformarse en tableta? Ese dilema planea sobre los nuevos equipos que ha presentado esta semana HP en Barcelona. Entre los numerosos ordenadores que han llegado al mercado resulta inevitable que las miradas se centren sobre todo en el nuevo Spectre X2, un PC híbrido que compite tanto con el Surface Pro 4 como con el iPad Pro, comercializado en noviembre. De hecho, se espera que en las próximas semanas varias empresas presenten ordenadores con espíritu de tableta. Lo que parece demostrar que Cupertino sigue marcando en gran medida los lanzamientos de otros fabricantes.

Entre el equipo de HP y el de Microsoft las diferencias no son abismales. Ambos van bien equipados en lo que respecta al hardware. También hay importantes similitudes en cuanto al precio, pues los dos son productos de gama alta con precios que recuerdan bastante a los de la gama de portátiles de Apple.

La característica fundamental que diferencia a los productos de HP, Microsoft y Apple no son tanto sus especificaciones técnicas como el sistema operativo. Apple debe demostrar que iOS 9 da la talla a la hora de realizar tareas complejas, pero Windows 10 también tiene el reto de convencer a sus potenciales usuarios de que resulta un sistema interesante a la hora de usarlo en una tableta.

Primer análisis

En una primera toma de contacto con el HP Spectre X2 se puede comprobar que al girar el equipo la pantalla no rota: algo imperdonable teniendo en cuenta que Windows 10 estaba configurado para funcionar en modo tableta. Esta clase de detalles del sistema de Microsoft son los que crearon cierta frustración entre los que compraron tabletas con Windows 8. Al fin y al cabo, de un ordenador híbrido no solo se espera que sea capaz de trabajar con soltura con él. También debe convencer a los que buscan prescindir de una tableta a la hora de sentarse en el sofá y navegar por Internet, leer un libro o ver un vídeo.

Tanto los nuevos equipos de HP y el de Microsoft son productos de gama alta con precios que recuerdan a los de la gama de portátiles de Apple

En el Spectra X2 se puede apreciar que HP ha hecho un esfuerzo importante en el diseño, pero aún parece insuficiente. Sobre todo si se tiene en cuenta que la empresa, que no pasa precisamente por su mejor momento, afirmó durante la presentación del Spectre X2 que están reinventando el PC. Se trata de una afirmación bastante ambiciosa que choca con detalles que pulir.

Por ejemplo, las huellas se marcan de forma demasiado escandalosa en la pantalla. El aspecto que menos convence del diseño en este equipo es la funda con teclado, que resulta demasiado voluminosa. Eso sí, a cambio, se logra que tanto las teclas como el trackpad funcionen tan bien o mejor como en un portátil estándar. Tampoco a nivel estético está bien resuelto el soporte que permite apoyar el equipo de forma horizontal. Sobre todo si lo comparamos con el que equipa la Surface Pro 4.

Spectre x2. ampliar foto
Spectre x2.

Este equipo de HP se podrá adquirir por 1.399 euros con el lápiz óptico, que funciona francamente bien, y la funda con teclado incorporado. El modelo de ese precio incorpora un procesador Intel Core M3, un disco SSD de 128 gigas, 8 gigas de RAM y una pantalla de 12 pulgadas con resolución Full HD. La configuración parece suficiente para tareas básicas de ofimática y navegar por Internet, pero sin embargo puede quedarse algo corta para los que buscan un equipo que les permita realizar tareas creativas de cierta complejidad, como tratamiento avanzado de fotos o ilustración. Algo a lo que invita la pantalla táctil y el lápiz.

Lo mismo sucede con el nuevo Surface en su configuración más sencilla. El modelo más básico de los que se comercializarán en España costará 999 euros e incorporará un procesador Intel Core M3, un disco duro SSD de 128 gigas, 4 gigas de memoria RAM y una pantalla de 12,3 pulgadas con una resolución de 2.736 por 1.824 pídeles. Aunque se incluye el lápiz óptico, la funda con teclado se vende aparte y aún no se conoce su precio en España. Si tomamos como referencia el de la Surface Pro 3, es posible que ronde los 150 euros en su versión básica, sin lector de huellas dactilares.

El iPad Pro parte de un precio de 799 euros en su versión con 32 gigas de almacenamiento, 1.067 euros si añadimos los 169 euros de la funda con teclado y los 99 que costará el lápiz, dispone de una pantalla de 12,9 pulgadas con una resolución de 2732 por 2048 píxeles, dos gigas de memoria RAM y la última versión el procesador A9x.

Sin demasiadas diferencias

Las dimensiones y el peso de estos tres equipos no resultan demasiado diferentes. Los tres son lo suficientemente ligeros como para ser transportados con comodidad, pero ninguno parece pensado para mantenerlo en las manos durante largos periodos de tiempo. Otro aspecto que ha de tenerse muy en cuenta a la hora de decantarse por cualquiera de estos productos es si se pretende trabajar con periféricos.

De hecho, esta es la principal carencia en el hardware de Apple a la hora de realizar ciertas tareas. El hecho de que sea casi imposible transferir datos directamente del iPad Pro a un disco duro externo —algo tan básico— puede frenar a muchos a comprarlo. Sobre todo a los que planean utilizarlo en trabajos creativos generando archivos de gran tamaño, pues puede ser un auténtico suplicio transferir estos por wifi.

Lápiz para Spectre x2. ampliar foto
Lápiz para Spectre x2.

Mientras que el iPad Pro sigue manteniendo el conector Lightning como único puerto de entrada y salida de datos —también sirve para cargar el nuevo lápiz óptico de Apple—, los productos de Microsoft y HP disponen de conexiones menos exóticas. Surface incluye un puerto USB 3.0 frente a los dos USB-C del Spectre. Ambos equipos incorporan también un lector de tarjetas Micro SD.

Los desarrolladores de software jugarán un papel clave para que estos equipos sean realmente útiles. De hecho, el que los modelos con Windows sean capaces de cargar aplicaciones de escritorio es un arma de doble filo, pues eso frena el desarrollo de versiones específicamente pensadas para tabletas equipadas con este sistema.

El enorme número de aplicaciones de Adobe especialmente pensadas para iOS que no están disponibles para Windows son una buena prueba de esto, aunque no cuentan con todas las opciones de las que disponen los programas de Adobe para PC y Mac, ese aspecto se ve compensado con el hecho de que su uso es mucho más sencillo al usar una pantalla táctil.

Durante la toma de contacto con el HP Spectre X2 se pudo comprobar que a pesar de que el equipo cuenta con una pantalla de 12 pulgadas, resulta complicado usar los programas de escritorio utilizando sólo el dedo o incluso el lápiz óptico. El trackpad, o incluso un ratón, parecen imprescindibles para no tener una experiencia frustrante al usar un ordenador híbrido con muchas aplicaciones de Windows.

Por contra, el iPad Pro solo permite trabajar con dos aplicaciones a la vez en pantalla, iOS 9 no cuenta con un gestor de archivos y algunos seguirán echando en falta un trackpad o un ratón a la hora de por ejemplo escribir un texto o crear una hoja de cálculo. Esa clase de usuarios serán los que sentirán identificados con el lema con el que Microsoft vende la Surface Pro 4: "Potencia durante todo el día".

¿Tiene sentido una tableta profesional con Android?

Google presentó recientemente la tableta que competirá con el iPad Pro, el Pixel C. Samsung ya lanzó hace un par de años las primeras tabletas con Android pensadas para un uso profesional. Aunque estas no pasaron de ser un experimento, pues los modelos más avanzados ya no están en el catálogo de la delegación española.

El problema de Android es que si bien existen un gran número de aplicaciones para móviles, son pocos los desarrolladores que adaptan estas a tabletas. Por lo que el diseño de estas cuando se despliega en una pantalla de gran tamaño con frecuencia es más pobre que el que muestran las aplicaciones para iPad.

Android tiene a su favor en el terreno profesional que técnicamente es posible usar un ratón con el sistema. También es más sencillo que en iOS utilizar periféricos similares a los de un PC. Pero la clave para descubrir hasta que punto el sistema puede tener éxito en el terreno profesional será comprobar hasta que punto los desarrolladores están dispuestos a exprimir las posibilidades de esta clase de dispositivos.