Project Jacquard, la ropa inteligente de Google

En plena guerra de 'wearables', la compañía presenta un prototipo de tela que se conecta a dispositivos que nos rodean

¿Y si en vez de añadir tecnología a la ropa ya viniese de serie? En plena guerra por los wearables, con relojes, pulseras y collares inteligente, Google ha ido un paso más allá. Ya no se trata de vestir complementos sino de usar ropa cuyo textil se entienda con los aparatos que nos rodean.

Esta fantasía, cuyo nombre es Project Jacquard, ha levantado gran expectación durante el segundo día de I/O, la conferencia anual de Google. El buscador pretende llevarlo al mercado de la mano de Levi’s, la firma de vaqueros que nació durante la fiebre del oro en esta ciudad.

La invención consiste en un tejido con hilo conductivo para recibir señales. Esto servirá, como se puede comprobar en el vídeo, para controlar aplicaciones en el móvil, dibujar o encender y apagar las luces. La idea inicial pretendía que toda la tela contase con esta capacidad, y seguramente así sea en el futuro. Los primero prototipos cuentan con parches que sirven de panel táctil.

Ivan Poupyrev, que se unió al equipo en enero de 2014, fue el encargado de presentarlo. Aunque no es conocido en el mundo de la moda, sí estaba considerado como uno de los investigadores más imaginativos de Disney, su empresa anterior. Poupyrev apareció con una chaqueta “85% algodón y 15% Project Jacquard”, según explicó. Un parche en el brazo, hecho de hilo de seda y aleaciones de metal que sirven de conductor, era lo que le hacía diferente. “Es un gran salto, de pasar de hacer aparatos electrónicos conectados a cosas, a directamente hacer materiales que son interactivos por definición. Es poderoso, pero complejo”, explicó.

Project Soli

El propio Poupyrev tuvo el privilegio de mostrar una innovación adicional, Project Soli. Se trata de un pequeño sensor de movimiento que detecta gestos. La demostración recordó a la película Minority Report. La finalidad, hacer que los wearables actuales y lo que surja a partir de Jacquard, sea más fácil de usar. Los relojes actuales ven limitada su interacción por las dimensiones de la pantalla, tanto para leer como para introducir datos. Con esta novedad, se podría teclear, subir el volumen o leer con solo ir dibujando gestos en el aire.

El gran valor de este invento es precisamente su adaptación, puede tener la forma que se desee. El creativo explicó que lo más complejo fue crear un hilo resistente, tanto con el proceso fabricación de la ropa, con pliegues, tensiones y altas temperaturas, como con el propio desgaste por el uso de sus capacidades táctiles. Otro de los retos que afrontan es la producción a gran escala. En la conferencia hicieron una comparación para entender mejor la magnitud. En Estados Unidos, cada año se venden 19.000 millones de prendas, frente a 128 millones de teléfonos móviles.

Los primeros prototipos eran de color gris. Una exigencia para trabajar con Levi’s era, lógicamente, que funcionase con el azul marino y la característica textura del denim.

La filosofía detrás de esta innovación es que la tecnología deje de exigir atención o acciones deliberadas para integrarse de manera más natural con la interacción humana. “Para que controles lo que quieras controlar sin tener que usar nada especial”, apostilló.

De momento, no se sabe fecha de salida, aunque Levi’s ha mostrado un vaquero con un bolsillo inteligente en el que llevar el móvil que permite cambiar de canción, responder llamadas o bajar el sonido solo con gestos. La intención de Google es que más empresas experimenten y añadan capas de sensores en este material.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS