Amazon entra en el televisor

La empresa trata de repetir la estrategia de Kindle: descarga directa de sus contenidos

Amazon planea lanzar un descodificador de televisión que transmita por Internet su catálogo de contenidos, como películas o música.

Es lo mismo que ya tienen, con diferente éxito, Apple, Roku, Boxee, además de las consolas de videojuegos de Microsoft o Sony. En todos los casos se trata de crear una teletienda propia y la compra instantánea desde el mando a distancia.

"Sin duda, tiene sentido", ha dicho Jason Krikorian, socio general de la firma de capital riesgo DCM, y cofundador de Sling Media, otro descodificador para el televisor. "Ellos tienen un montón de contenido con millones de usuarios".

Muchos de esos descodificadores ya dan acceso al catálogo de vídeo de Amazon, pero con su propio aparato dispondría directamente del control del salón de casa, de los datos de sus compradores, además de no tener que pagar comisiones a un intermediario.

La diferencia frente a la competencia sin duda estará en el precio, ya que la estrategia de Amazon es siempre vender sus aparatos casi a precio de coste con la intención de obtener los ingresos con la descarga de contenidos de su catálogo.

El descodificador está siendo desarrollado por la división de Amazon Lab126, con sede en Cupertino (California), la misma ciudad que Apple. Al frente del proyecto está Malachy Moynihan, exvicepresidente de Cisco; junto a Andy Goodman, que trabajó con TiVo y Vudu, y Chris Coley, también con la experiencia adquirida en ReplayTV.

A principios de esta semana, Amazon puso en web 14 programas piloto de televisión para conocer la respuesta del espectador y a partir de ahí decidir qué series desarrollar.

El aparato de Amazon, presumiblemente llamado Kindle TV, también competirá con otros servicios de streaming como Netflix, Hulu o YouTube, pero a Jeff Bezos, fundador y máximo responsable de la empresa le gusta tener el control absoluto de la cadena de distribución.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS