Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fairsearch.org pide sanciones contra Google

"Sus prácticas de manipulación arrasan a clases enteras de competidores", dice la carta enviada a Almunia

Joaquín Almunia.
Joaquín Almunia.

Los rivales de Google han pedido a los reguladores antimonopolio de la Unión Europea (UE) que sancionen a la compañía por supuesto abuso de su dominio del mercado.

La petición llevada a cabo por 11 compañías online refleja la frustración de los pequeños competidores por una investigación iniciada hace dos años por la Comisión Europea. En una carta enviada el jueves a Joaquín Almunia, comisario de Competencia, el lobby Fairsearch.org explica las actividades contra la competencia que realiza, en su opinión, Google y por qué debería ser sancionada.

"El primer punto que quisiéramos plantear", dice la carta, "es que el impacto anticompetitivo de búsqueda es mucho mayor que las tres áreas de investigación de la Comisión. (...) Además de degradar materialmente la experiencia del usuario y la limitación de la elección del consumidor, las prácticas de manipulación de las búsquedas de Google arrasan a clases enteras de competidores en cada sector en el que Google decide implementarlas".

"Hay dos aspectos igualmente importantes en las prácticas de la manipulación de búsquedas de Google", continúa la carta, "la promoción sistemática de los propios servicios de Google, y la degradación sistemática o exclusión de los servicios de sus competidores. Los recursos eficaces requerirán compromisos explícitos para poner fin a ambos aspectos; remediar uno sin remediar el otro simplemente permitiría a Google reequilibrar sus prácticas con el fin de lograr el mismo o equivalente efecto anticompetitivo".

Las empresas piden que Google sea imparcial: "Todos sus servicios, incluyendo el suyo, deben tener las mismas normas y utilizar exactamente el mismo rastreo, indexación, clasificación, visualización y algoritmos de penalización".

Pero como el grupo no confía en la buena voluntad de Google, pide que la CE abra un pliego de cargos: "El comportamiento pasado de Google sugiere que es poco probable que los remedios voluntarios, sin ser formalmente acusado de infracción, sean eficaces. Teniendo en cuenta esto, y el hecho de que Google ha aprovechado cada retraso para afianzar aún más, ampliar y extender sus actividades anticompetitivas, instamos a la Comisión a emitir el pliego de cargos".

Las autoridades antimonopolio de la UE están estudiando las propuestas que Google presentó en enero para zanjar la investigación y evitar una multa que podría alcanzar los 5.000 millones de dólares (3.871 millones de euros) o el 10% de los ingresos de la compañía en 2012.

Las empresas que criticaban a Google incluyen los sitios de comparación de precios Twenga y Foundem, las webs de viajes online como Expedia y Tripadvisor, las compañías de mapas online Hotmaps y Streetmap, y Eurocities AG, entre otros.

En un pliego de cargos, la CE expone sus motivos de sanción y cómo la empresa debe resolver el problema. El incumplimiento de la advertencia conlleva una multa y una orden para detener las prácticas anticompetitivas.

Un acuerdo tiene sus beneficios, ha dicho a Reuters Antoine Colombani, portavoz de la política de competencia en el ejecutivo de la UE. "Esperamos que este resultado que se ha establecido se pueda lograr, ya que sería una forma más rápida para eliminar los problemas de competencia que hemos identificado", y ha agregado que el regulador tiene la opción de cargar contra Google si no está satisfecho con su oferta. Google no ha hecho comentarios.

La Comisión Federal de Comercio de EE UU (FTC, por sus siglas en inglés) puso fin el pasado enero a su propia investigación sobre las prácticas comerciales de Google, declarando, por unanimidad, que no había lugar para sancionar al buscador. En ese proceso, de casi dos años de duración, jamás se dio audiencia a las empresas contrarias a Google.

A raíz de ese acuerdo, Google dijo que "voluntariamente" dejaría de incluir en sus sites contenidos de otras páginas sin su permiso y que facilitaría el cambio de campañas publicitarias de las empresas a otras plataformas rivales. Aunque las ofertas de Google a la CE permanecen en secreto, es fácil deducir que ha ofrecido lo mismo que a las autoridades norteamericanas; sin embargo, las empresas reunidas en torno a Fairsearch.org no se fían de la "voluntariedad" de Google.

 El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, declaró entonces que la decisión de Estados Unidos no condicionaría la europea. De momento, las autoridades europeas, han escuchado a las dos partes en conflicto.