Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Instagram rectifica (a medias) sus normas de uso

Retira la venta de contenidos de sus abonados, pero mantiene la obligación de ir a un arbitraje -y no a los tribunales- en el caso de conflictos

Kevin Systrom.
Kevin Systrom.

Nueva carta de Systrom, el fundador de Instagram. Esta vez es para anunciar que, como prometió hace tres días, ha escuchado las críticas a los nuevos Términos de Uso y ha obrado en consecuencia: ha retirado algunos de los párrafos más polémicos.

Los cambios sobre el aprovechamiento publicitario de los contenidos de sus usuarios no se aplicarán. La cuestión vuelve a las condiciones anteriores. Un respiro para celebrities como Kim Kardashian que, con 5,7 millones de seguidores, veía que se quedaba sin la propiedad de su imagen en beneficio de Instagram. La reina de los realities veía que Instagram podría vender al mejor postor las fotos que colgara y, lo peor de todo, sin recibir un dólar por ello. Ya no será así, pero deberá mantenerse atenta porque el mensaje de Systrom acaba con un inquietante: "En el futuro, en lugar de obtener su permiso para introducir posibles productos publicitarios que aún no hemos desarrollado, nos tomaremos tiempo para completar nuestros planes y luego explicaremos cómo nos gustaría que funcionara el sistema".

Otra de las cuestiones polémicas era la autorización implícita de los padres a cualquier actividad de los menores de 18 años. Si alguno de ellos colgaba fotos, Instagram entendía que era porque sus padres se lo habían autorizado. También ha sido retirado el párrafo.

Sin embargo, se mantiene una de las singularidades de Instagram que, en el caso de que cuele, marcará la senda a las redes sociales (Instagram es propiedad de Facebook): la obligación de renunciar a los tribunales de Justicia en el caso de conflictos; en lugar de ello se acudirá al arbitraje, que, por lo general en Estados Unidos, suele perjudicar al consumidor, aunque se ganará en rapidez y ahorro de costes económicos.

También sigue adelante otro párrafo extraño, con el que Instagram se cura en salud al advertir que no siempre podrá identificar todos los servicios de pago, contenidos patrocinados o comunicaciones comerciales que le salgan al usuario cuando entre en su cuenta.

Las nuevas condiciones, que se aplicarán a partir del 19 de enero, mantienen la fórmula común a todas las redes del "lo toma o lo dejas"; estás de acuerdo o de lo contrario causa baja y pierde los contenidos. No hay término medio.