Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una malagueña, mayor fan mundial de ‘Final Fantasy’

Bárbara Hernández interpreta la música de la saga y la cuelga en YouTube

Bárbara Hernández.
Bárbara Hernández.

El mayor fan mundial de Final Fantasy resulta que no es “él”, sino “la”, extraño en una afición bastante masculina. Tampoco procede del Japón, país de nacimiento del juego. Y, finalmente, no es una videoadicta. La mayor fan mundial de Final Fantasy se llama Bárbara Hernández. Es malagueña, y pianista y maestra y fisioterapeuta y muchas cosas más.

Final Fantasy nació en 1987, tres años después que Bárbara. Es junto a Super Mario y La leyenda de Zelda la saga más longeva de la historia de los videojuegos. El juego de fantasía, que salvó de la bancarrota a su estudio, ha vendido más de 45 millones de copias. Con ocasión de su 25º aniversario, el estudio Square Enix organiza una votación hasta el 7 de diciembre para que los aficionados elijan al fan más fan de la saga. De momento Tifita, seudónimo de Bárbara, es quien tiene más votos.

“Mi pasión nació en 1997 cuando descubrí Fantasy VII”, explica Bárbara, que tenía entonces 13 años de edad. “Una vez me hice con él, no pude parar de jugar hasta terminarlo y descubrir todos sus secretos”.

Bárbara recuperó las seis entregas anteriores y a partir de ese momento esperó impaciente cada estreno de la saga (14 en total). “En cuanto terminaba los deberes del instituto, corría al ordenador o a la consola a jugar con Final Fantasy. Aún me pregunto cómo, entre el instituto y el conservatorio, pude sacar tiempo para terminarme tantas aventuras y salvar tantos mundos”.

El Instituto le brindó la excusa perfecta para seguir con su afición. “Nos pidieron que hiciéramos una web de temática libre. “Así surgió en el año 2000 la página “Final’s World”o. Cada vez que sacaba algo de tiempo, lo invertía a pelearme con las etiquetas HTML para actualizarla”. Tras la web abrió una canal temático en la red IRC-Hispano, donde ya participó con el seudónimo de Tifita, diminutivo de Tifa, una de las heroínas del juego.

Con el tiempo añadí a los vídeos de Youtube un buen micrófono, y al piano y gaita asturiana se unieron guitarra, flauta, ocarina, percusión y en ocasiones hasta mi voz

Con los años, las webs personales pasaron de moda, y el canal IRC desapareció. Llegaba la era de la Web 2.0 y Bárbara adaptó su inquietud al formato blog, siempre como Final’s World. “Desde hace ya cuatro años dedico mi tiempo libre a escribir en el blog todo tipo de información sobre Final Fantasy”.

“Intento no caer en la comodidad de publicar notas de prensa y noticias cortas. Para ello ya existen miles de blogs y webs clónicas. Elaboro mis propios artículos, mis investigaciones y discusiones, dando preferencia a la música, aunque sea a costa de actualizar menos el blog”.

Pero Bárbara no solo escribe bien –ha preferido realizar esta entrevista por escrito antes que telefónicamente-, también le apasiona la música. “Tengo el grado profesional de piano, diez años de estudio en el conservatorio, aunque también toco la gaita asturiana. Ahora estoy aprendiendo la guitarra española y el violín, pero aún no he tocado en público”.

“Cuando iniciaba mis estudios de piano, ya me gustaba interpretar los temas de la banda sonora del juego”, recuerda. “Lo único que hice un día fue compartir con el mundo esta pasión”.

Del blog, efectivamente, saltó a Youtube. De la escritura a la imagen y sonido. “Me grabé un vídeo y lo colgué. Fue sólo un experimento, una idea puntual que pensaba que no tendría mayor trascendencia; pero ante la gran aceptación que tuvo el vídeo, interpretar y compartir temas de Final Fantasy se convirtió en otra afición”.

Hoy Bárbara tiene su propio canal en Youtube con más de medio centenar de vídeos musicales sosbre la saga. “Aprendí a editar vídeos y a mezclar diferentes instrumentos. Comencé grabando con una simple cámara de fotos, con paupérrima calidad de sonido; con el tiempo añadí un buen micrófono, y al piano y gaita asturiana se unieron guitarra, flauta, ocarina, percusión y en ocasiones hasta mi voz. Descubrí que podía acompañarme con diversos instrumentos y, con un programa de edición de sonido, terminé por convertirme en mujer orquesta.

Y a la música le ha ido añadiendo mejores puestas en escena, pues si en alguna ocasión interpreta música de La leyenda de Zelda, Bárbara se disfraza de sus personajes. Sorprendentemente, nunca ha tocaso en público su música favorita. “Nada me gustaría más, sin embargo, las veces que lo he propuesto en festivales del manga me han puesto problemas por los derechos de autor. Así que de momento mis actuaciones públicas se han centrado en la música clásica”.

Bárbara no se define como una “fan compulsiva” a la que le guste invertir fortunas en conseguir el merchandising de la saga. “Prefiero disfrutar de una buena historia y de los grandes valores artísticos y musicales que caracterizan este tipo de videojuegos, y de dar a conocer mis escritos e interpretaciones a otros fans”.

A diferencia de otros fans del juego, en la votación Bárbara (Tifita) cuenta con la ventaja de que su lenguaje es universal: la música. De momento tiene más votos que nadie, "pero un alemán se me está acercando. Ojalá me voten y así pueda cumplir el sueño de mi vida".

Si finalmente Tifita (Bárbara) consigue más votos que nadie viajará a París y conocerá a Nobuo Uematsu, el compositor de la mayoría de los temas musicales de Final Fantasy.