Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La campaña electoral en tus bolsillos

Aplicaciones para seguir la campaña electoral de EEUU

Obama también se juega las elecciones en el móvil
Obama también se juega las elecciones en el móvil

“¿Tienes un iPhone? Si así es, apoyar esta campaña acaba de convertirse en algo mucho más divertido”. Es el comienzo del email que miles de seguidores del presidente norteamericano Barack Obama recibieron a lo largo de esta semana, anunciando su nueva aplicación para iPhone. Su rival, el republicano Mitt Romney, también acaba de estrenar su propia aplicación, aunque hay grandes diferencias entre una y otra.

Si en 2008 la novedad de las elecciones presidenciales estaba en el dominio de la conversación en las redes sociales -especialmente en Facebook y en Twitter-, las de 2012 serán las de los teléfonos móviles con acceso a la red. En Estados Unidos hay entre 80 y 100 millones de smartphones y, como demuestran las decenas de aplicaciones que los medios de comunicación están dedicando a las elecciones, la información estará en las manos de los usuarios.

Sin embargo, tanto Obama como Romney quieren que sus seguidores reciban las noticias directamente a través de la campaña oficial, en sus teléfonos, y sin pasar el filtro de los medios. Obama for America, la organización que lidera la campaña de reelección del presidente, recomienda a sus seguidores eventos en los que coordinarse para reclutar voluntarios y artículos de prensa que repasan el currículum de su contrincante. Mientras, Romney ha presentado una sencillísima aplicación , llamada ‘Mitt’s VP’ -el vicepresidente de Mitt- que sólo cumplirá dos funciones: recaudar dinero (de 10 a 2.500 dólares) y anunciar su candidato a la vicepresidencia.

En 2008, la campaña de Obama reveló a través de un SMS a sus seguidores que Joe Biden le acompañaba como aspirante a la vicepresidencia. Sin embargo, muchos recibieron el mensaje cuando la información ya estaba en numerosos medios, estropeando la sorpresa. En las próximas semanas, Romney deberá demostrar si su apuesta por una aplicación móvil evitará este problema.

Ante el riesgo de que la aplicación resulte inservible después de que se conozca la noticia -la plataforma aportará poco más-, la campaña republicana aprovechará que todos los usuarios, en el momento de descargarla, deben registrarse a través de su perfil personal en Facebook. A partir de ese instante, la aplicación recauda nombres, apellidos, localización de los usuarios y su nivel de interacción con la campaña, una información que puede resultar valiosa en el futuro.

Por el contrario, la campaña de Obama ha hecho toda una demostración de fuerza con su aplicación para iPhone -la versión para Android llegará “próximamente”. El teléfono se convierte en un centro de información, de recaudación de fondos y de coordinación de seguidores. Cualquier usuario tiene en sus manos las mismas herramientas que los voluntarios y éstos trabajan en la calle como si lo hicieran en una de las oficinas centrales de la campaña: pueden organizar eventos, registrar a nuevos colaboradores y ayudar a los ciudadanos a registrarse como votantes. A través de la aplicación, además, se pueden hacer pequeñas donaciones y toda la información se envía directamente a la base de datos de la campaña.

En la última semana, los voluntarios de Obama for America han celebrado 4.700 encuentros en más de 3.500 ciudades de todo el país. Para mantener este poder de convocatoria, resultará esencial el uso que la aplicación hace de los datos de localización del usuario, abriendo aún más distancia con la de su contrincante. No sólo registra esta información sino que la utiliza para adecuar la plataforma a cada usuario. Al abrir el programa, recibe notificaciones de eventos que la campaña y sus voluntarios han convocado en lugares cercanos, puede consultar información de medios de comunicación locales y conocer el impacto, en cifras, de las últimas iniciativas del presidente en su región.

Las campañas de Obama y Romney también compiten en las redes sociales, por lo que éstas no han quedado fuera de las aplicaciones. Ambas permiten compartir todo tipo de elementos en perfiles personales de Facebook o Twitter. “Mitt’s VP” invita al usuario a recomendar la aplicación en las redes sociales o por email y seguir la cuenta oficial de Twitter. “Obama for America”, sin embargo, permite compartir eventos, invitar a otros usuarios, recomendar gráficos, anunciar la página para registrarse como votante o leer artículos e informes de la campaña. Es la aplicación de un veterano que conoce el potencial de los teléfonos móviles, conectando a internet al usuario y a éste con la campaña.