Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ivy Bridge trae el chip 3D a los procesadores domésticos

Intel comercializa los primeros chips con transistores tridimensionales

Paulatinamente todos los procesadores de la compañía se fabricaran con este tecnología

Un chip Intel.
Un chip Intel.

El domingo los fabricantes ya podrán incluir en sus ordenadores de sobremesa y portátiles la tercera generación de procesadores Intel Core de cuatro núcleos, los primeros que incluyen transistores en tres dimensiones, tecnología que el principal fabricante mundial de chips investiga desde hace diez años y que ahora ya produce a gran escala.

Desde hace décadas, Intel cambia un año la tecnología de proceso y al siguiente la arquitectura de los microprocesadores. En esta ocasión la modificación corresponde al proceso de fabricación, que ha pasado de los 32 a los 22 nanómetros en los nuevo Intel Core, cuyo nombre en clave ha sido Ivy Bridge. Los nuevos chips, de 162 milímetros cuadrados de tamaño, llevan en su interior 1.400 millones de transistores. Cuanto más pequeños, menos espacio ocupan, algo obvio, pero también “consumen menos y tiene más velocidad”, explica Antonino Albarrán, subdirector de tecnología en Intel Iberia.

No es la única mejora que trae Ivy Bridge. “Hasta ahora los transistores eran planos (dos dimensiones) y la corriente circulaba por la superficie. Ahora, circula por canales tridimensionales”. Un cambio que también implica un menor consumo y mayor rendimiento de los ordenadores de sobremesa, los portátiles y también de los ultrabooks. La combinación de esta tecnología, que Intel anunció el año pasado, y las mejoras en la arquitectura “permiten duplicar el rendimiento gráfico en 3D y de procesamiento de medios en alta definición, respecto a los procesadores de la anterior generación, según Intel. La compañía explica en un vídeo en inglés con subtítulos en español, disponible en este enlace cómo se fabrican los transistores 3D.

A partir de ahora, en un proceso paulatino, todos los procesadores Intel se fabricarán con esta nueva tecnología, incluso la gama Atom, como el que se encuentra en las tripas del primer smartphone de la compañía, Xolo, fabricado por Lava y destinado al mercado Indio. Un paso histórico para una compañía que, en el sector más boyante del universo tecnológico estaba quedando atrás.

Los primeros equipos en disfrutar de esta nueva tecnolopgia serán los sobremesa y portátiles convencionales a  partir de los 599 euros. Para los ultrabooks habrá que espera un poquito más, hacia mediados de junio.