Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'Declaración de Granada' sobre el futuro digital europeo evita los temas polémicos

Silencio sobre la neutralidad de la Red.- Banda ancha para todos en 2013, un mercado electrónico único y respeto a los derechos de autor, principales ejes

Tal vez el hecho de que haya tenido que realizarse por videoconferencia por culpa del volcán islandés o seguramente porque nadie quería empañar con asuntos polémicos el documento que dicen que servirá de base al futuro digital de la UE, el hecho es que la llamada Declaración de Granada para la Agenda Digital ha orillado e incluso obviado todos los temas espinosos que dividen a la opinión pública sobre Internet.

De la reunión informal de ministros de Telecomunicaciones de la Unión Europea, a la que sólo asistieron en carne y hueso cuatro de los 27 invitados, ha salido una declaración de intenciones con el mercado único digital europeo como máxima aspiración, pero que no contiene ni una sola referencia a la neutralidad de la Red, el principio que impide discriminar a ningún proveedor de servicios y contenidos, como pretenden hacer los operadores, y del que se ha eliminado cualquier alusión a la llamada tasa Google, el pago de un peaje que reclaman las telefónicas a los buscadores por el uso de sus infraestructuras.

Para la piratería -el otro asunto polémico- tampoco se dan soluciones muy concretas en el documento amparado por la Presidencia española de la UE. "Con respecto a los derechos de propiedad intelectual, se debería promover activamente el desarrollo de los mercados europeos de contenidos digitales, mediante soluciones prácticas que impulsen nuevos modelos de negocio, así como con medidas concretas que reduzcan la fragmentación del mercado para la reutilización y el acceso a contenidos digitales, y que, al mismo tiempo, protejan y aseguren la justa remuneración de los derechos de autor", indica la declaración.

La comisaria de la Sociedad de Información, Neil Kroes, que remitió un videocomunicado, se mojó un poco más: "El único mercado digital trasnfronterizo que existe ahora es el ilegal. Si somos capaces de crear un mercado digital único europeo, eliminando las barreras actuales, no sólo propiciaremos cambios en el comercio electrónico, la sanidad o la educación sino que asestaremos un duro golpe contra la piratería y ayudaremos a los artistas", señaló. El titular de Industria, Miguel Sebastián, también ha abogado por unificar la legislación antipiratería, algo que se antoja difícil a tenor de la polémica que han levantado las normativas nacionales de países como Francia, Reino Unido o España.

Algo más de consenso se observa sobre la necesidad de que todos los europeos gocen de banda ancha universal. La Declaración de Granada habla de 2013 como fecha tope para que se consiga ese objetivo aunque no consigna a qué velocidad (el documento original lo fijaba en 30 Mbps), y pide que se extiendan las redes ultrarrápidas para que sean una realidad en 2020 (el primer borrador decía que el 60% navegaría a más de 100 Mbps)

El documento también hace hincapié en la adopción de medidas para combatir el ciberdelito, establecer un protocolo común que haga interoperativo el DNI electrónico en todos los países (incluso se habla de un DNI único en toda la UE para el futuro), y la redacción de una Carta de Derechos del Usuario de Comunicaciones Electrónicas.

Coincidiendo con la cumbre virtual de Granada, una serie de organizaciones -Facua, ExGae, Red Sostenible y FCForum- han convocado un acto paralelo en Sevilla en el que critican que la Agenda Digital de la UE esté marcada por "presiones que los lobbies de las industrias de las telecomunicaciones y la cultura" para lograr el desarrollo de políticas a la medida de sus intereses económicos que perjudican a los ciudadanos".