Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Janus, un supercomputador para Zaragoza

El ordenador, desarrollado por empresas en instituciones de España e Italia, es capaz de realizar 90 billones de operciones por segundo

Un ordenador dedicado es aquel que puede hacer una serie de cálculos muy limitados, pero a una altísima velocidad. Desde hoy, Zaragoza tendrá la patria potestad de Janus, un superordenador desarrollado por un equipo multidisciplinar de científicos italianos y españoles especialistas en Bioquímica, Física y simulaciones numéricas masivas.

En 1998 se desarrolló y construyó la máquina SUE, dedicada a la simulación de vidrios de espin (spin glasses). Hace tres años se decidió aunar las experiencias acumuladas para abordar una investigación conjunta en el campo de ordenadores dedicados. El proyecto ha encontrado enseguida el interés de la industria, tanto de la empresa Eurotech de Trento (Italia), que ha producido la máquina, como de la empresa Xilinx, productora de las FPGA, que son como un ordenador virgen al que hay que enseñar todo lo que tiene que hacer en función de lo que interese simular.

Precisamente 16 placas, compuestas su vez de otras tantas FPGA, conforman el núcleo de Janus. Además, dispone de 256 procesadores para hacer simulaciones, y su potencia en los problemas para los que ha sido diseñada es equivalente a unos 100.000 procesadores convencionales. El consumo de corriente de Janus es en proporción muy bajo: un máximo de 15 kilowatios cuando trabaja a toda potencia.

El resultado, es un procesador dedicado, pero que no está limitado a una clase reducida de aplicaciones ya que basta con volver a programar su hardware para simular problemas distintos con las prestaciones de una máquina dedicada.

La primera aplicación realizada con Janus ha sido la simulación de Spin Glasses y, en general, de modelos de sistema magnéticos. Gracias a él, será posible aclarar cuestiones teóricas que llevan años sin encontrar solución. Al mismo tiempo, se está preparando la máquina para la investigación del comportamiento de proteínas y el diseño de fármacos.

La resolución de ambos problemas, de enorme relevancia científica y difíciles de estudiar con los ordenadores clásicos, podrán demostrar la versatilidad del super ordenador, abriendo así el camino a otras aplicaciones en colaboración con otros centros de investigación.

Además, el equipo de investigadores europeos, encabezados por Alfonso Tarancón del BIFI, ha presentado su creación al Premio Gordon Bell, considerado por muchos como el Nobel de la Computación.

Este proyecto ha contado con el apoyo de la Obra Social y Cultural de Ibercaja, que ha participado en el desarrollo de Janus a través de convenios con el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas complejos (BIFI). Además, ha colaborado el Gobierno de Aragón con una aportación de 600.000 euros a través de los fondos FEDER y el físico italiano Giorgio Parisi, que ha apoyado el desarrollo del proyecto con la inversión de 180.000 euros, otorgados por el Premio a la Investigación de Microsoft.