Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

eBay prohíbe criticar a los compradores

El portal de subastas reformará su sistema de comentarios para evitar posibles 'venganzas' de vendedores despechados

El mayor portal de subastas de Internet, eBay, no quiere que sus clientes emprendan debates estériles. Hasta ahora era posible comenzar en el sitio trifulcas innecesarias, que en muchas ocasiones surgen por vendetta. La empresa considera que "surgen problemas" cuando los compradores se quejan de los vendedores. Ante estos ataques los vendedores deciden vengarse - sólo por haber recibido reproches de pasadas transacciones- y verter críticas sin ningún tipo de fundamento sobre el comprador. A partir de mayo, quienes vendan algún producto u ofrezca un servicio en eBay no podrán verter comentarios desfavorables ni neutrales sobre los compradores.

La decisión afectará a los usuarios de todo el mundo, una noticia que ha sido criticada por algunos vendedores al considerar que quedan desprotegidos. Sin embargo, eBay ha defendido la medida, alegando que los compradores necesitan más protección que los vendedores porque tienen que enviar dinero a una entidad que no conocen. No obstante, desde el portal aseguran que los cambios tienen por objetivo "mejorar la experiencia del cliente" y además existen otros cauces para denunciar a los morosos que no cumplen con sus obligaciones. eBay asegura que cuando alguien incumple sus obligaciones el caso se estudia de forma personalizada y se toman las medidas oportunas para evitar este tipo de comportamientos: "Si un comprador no paga, el vendedor puede contactar rápidamente a eBay, que revisará cada caso y puede prohibir el acceso al comprador", aseguran desde eBay.

El portal de subastas también llama a la tranquilidad y secunda esta medida con datos en la mano, al sostener que la mayoría de las compras se dan "sin problemas" y son una minoría los vendedores que optan por dejar comentarios negativos a los compradores. El sistema mantenido por eBay, hasta ahora, consistía en que compradores y vendedores podían intercambiar calificaciones mediante un sistema de votos, que avisa a los otros clientes sobre las malas experiencias. De esta forma, se intentaba advertir o aconsejar para que futuros clientes eviten a ciertos usuarios.