Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SENTENCIA HISTÓRICA

"Han juzgado a una Microsoft de hace 10 años"

Rosa María García, consejera delegada de Microsoft en España, cree que su compañía ha cambiado mucho desde que se inicio el juicio.

"Hoy es un día triste, un día de reflexión para Microsoft", asegura Rosa María García, consejera delegada de la filial española, quien aún sigue examinando con detalle las 250 páginas que tiene la sentencia del Tribunal de Primera Instancia de Luxemburgo, que viene a dar la razón en la gran mayoría de los puntos a la Comisión Europea.

A pesar de la "gran decepción" inicial, García empieza a ver ciertos "rayos de luz" en el dictamen del tribunal europeo confiesa en una conversación telefónica con ELPAIS.com. "Se ha juzgado a la Microsoft de hace diez años, no a la Microsoft de hoy", se lamenta García cuando se observa que en realidad la principales medidas que contempla la sentencia, ya han sido acatadas en cierto grado por la compañía. "Microsoft ha cambiado mucho desde hace 10 años, pero no sólo Microsoft, todo el mercado ha cambiado mucho, y nosotros hemos aprendido en todo este proceso y se está dando una impresión a nuestros clientes que ya no es", dice García.

García se refiere a que en los últimos años Microsoft ha tratado de contentar a la Comisión Europea, según iba aumentando la presión, por lo que le quedan pocas medidas para cumplir con las exigencias de la nueva sentencia. En 2005, Microsoft lanzó el Windows XPN, la versión de su sistema operativo sin el reproductor de Realnetworks, que ha tenido una aceptación bastante limitada. En estos años, la compañía ha llegado a acuerdos financieros con Realnetworks y está cooperando activamente con Sun Microsystems (la semana pasada ampliaron un acuerdo de compatibilidad de Solaris con Windows), dos de las principales incitadores de la investigación antimonopolio en Europa. Además, de la colaboración iniciada con Novell y su oferta de código abierto Suse Linux.

La compañía también ha abierto el código para ciertas instituciones, aunque aquí es donde Microsoft tiene más trabajo qué hacer, según la nueva sentencia, quien le obliga a documentar sus APIs (protocolo de comunicación) y compartir más información. "Pero el tribunal dice que podemos cobrar por compartir nuestros secretos industriales, y dice cómo debemos hacerlo, pero en ningún momento se nos exige que abramos nuestro código fuente a nuestros competidores", asegura García.

Este sin duda es uno de los puntos más polémicos de todo el caso contra Microsoft, y donde la compañía se muestra más reacia a ceder, puesto que considera que su código, es el principal valor de la compañía en el que invierte millones de euros anuales.

"En realidad, la UE está aclarando cómo quieren que innovemos las empresas con grandes cuota de mercado", reflexiona García, que "lo podemos hacer con productos descafeinados como el Windows XPN, o bien continuando con la innovación, como hemos hecho con Vista". La ejecutiva asegura que todo el desarrollo de su nuevo sistema operativo se hizo bajo la supervisión de la UE, y se alegra de no haber encontrado ningún impedimento para continuar con la integración de productos como el Media Center.

"Esta vez hemos aprendido. Por ejemplo, con las nuevas soluciones de seguridad integradas en Vista. Desde el primer momento, los fabricantes de hardware han podido elegir si querían incorporar nuestros antivirus y cortafuegos o el de los de la competencia", comenta García.

En cualquier caso, Microsoft opina que esta sentencia va a marcar un referente para todas las corporaciones con grandes cuotas de mercado, y cree que empresas como Google, que domina las búsquedas en Internet, o Apple, que domina el entretenimiento digital, pueden tomar notas de las lecciones del Tribunal de Luxemburgo.

"Kroes debería preocuparse más de los consumidores que de nuestra cuota de mercado"

Rosa María García siempre habla de prisa, con alegría y con mucha energía, pero al nombrar a Neelie Kroes, la secretaria europea de la Competencia, su tono, que hoy no es el más optimista, se torna mucho más serio y firme, especialmente al oír sus declaraciones en las que asegura que Microsoft tiene un cuota de mercado excesiva."La secretaria europea de la Competencia debería preocuparse porque los consumidores tuvieran distintos productos entre los que poder elegir libremente", asegura tajante García. "Si abrimos nuestros APis e innovamos cumpliendo con las leyes, no debería preocuparse por nuestra cuota de mercado", dice García, que añade: "Los órganos de la competencia deberían velar por los consumidores y no por los competidores".

Más información