Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sony se topa con la Iglesia de Inglaterra por un juego de la PS3

La Iglesia de Inglaterra considera que el uso de la catedral de Manchester es "Resistance: Fall of Man" es de mal gusto y constituye un sacrilegio

Sony ha topado con la Iglesia, en concreto con la de Inglaterra que acusa a la multinacional de usar la catedral de Manchester como escenario de uno de sus juegos para la PlayStation 3 sin haber solicitado permiso y no precisamente en una escena religiosa. Se trata de 'Resistence: Fall of Man', un videojuego que ha vendido más de un millón de copias y en el que se suceden tiroteos y asesinatos en el interior del templo. Sony, por su parte, insiste en que se buscó el permiso oportuno para crear el juego.

Un portavoz de la Iglesia ha anunciado esta mañana en Londres que el lunes enviarán una carta a Sony solicitando la retirada del juego y sus disculpas por un uso de la catedral que consideran de "mal gusto" y un sacrilegio. Si Sony no lo hace, han añadido, estudiarán emprender acciones legales.

Desde la multinacional han insistido en que "se trata de entretenimiento y ficción" y que cuentan con los permisos necesarios. "No está basado en la realidad" ha declarado David Wilson de Sony.

Pero para la Iglesia no vale. El arzobispo de Manchester, Nigel McCulloch, ha calificado la decisión de mostrar la catedral de "altamente irresponsable", especialmente a la luz de los antecedentes de delitos con armas que hay en esta ciudad del norte de Inglaterra.

"Es bien sabido que Manchester tiene un problema de delitos con armas", ha añadido el arzobispo, y destacó sus "efectos devastadores", por lo que -afirmó- "no es un asunto trivial". El deán de la catedral de Manchester, Rogers Govender, señaló que la decisión de Sony "perjudica" el trabajo de la iglesia.

"Estamos conmocionados de ver que un lugar de aprendizaje, oración y patrimonio es presentado al mercado de la juventud como un lugar donde se pueden disparar armas", ha resaltado Govender. "Este es un asunto importante. Para muchos jóvenes estos juegos ofrecen una realidad distinta y ver armas en la catedral de Manchester no es el tipo de vínculo que queremos tener", ha añadido.