Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:NEW THINKING

Detrás de la página principal de Google

Un usuario común sólo puede manejar entre 7 y 10 opciones en una página web, según una investigación de Google. Por eso es tan difícil conseguir un enlace en la página principal de Google.

Marissa Mayer es la directora de Consumer web products de Google. Parte de su responsabilidad es decidir qué aparece en su página principal. "Tengo que decir no a un montón de gente", declaró a la revista Fast Company.

Google ofrece más de 30 servicios y herramientas. Se puede acceder a ocho de ellos directamente desde su página principal. Google decide qué va en su página principal basándose en un proceso darwiniano de popularidad.

"Para conseguir estar en la página principal, un servicio nuevo tiene que ser tan atractivo que va a generar millones de páginas vistas diarias", indica Fast Company. "Los contendientes se ponen a prueba en la página de búsqueda avanzada. Si demuestran su valor (tal como hizo la búsqueda de imágenes, que creció de 700.000 páginas vistas diarias a 2 millones en dos semanas), se ganan un enlace permanente. Pocos lo consiguen, y eso es magnífico".

Usted puede dejar que su página principal y su web crezcan sin mesura. Puede renunciar a su responsabilidad y decir que este es un mundo nuevo, que se trata de colaborar, de libertad de expresión y todo lo demás. Puede alegar que simplemente no tiene la autoridad para decir que no. Pero eso no es suficiente.

Quienes quieren una vida simple evitan la complejidad. Es mucho más complicado y exigente decir no que decir sí. Es mucho más complicado y exigente recortar un archivo de contenido hasta que es claro y atractivo que publicar miles de palabras huecas.

Clientes y empleados tienen el control de la Red. Eligen lo que quieren leer, lo que quieren hacer. Muchos comunicadores no entienden este gran cambio. Empujar y forzar el contenido con la esperanza de que la persona que lo tiene enfrente lo va a leer, es una estrategia errónea.

Google gana dinero con la publicidad. Su estrategia publicitaria está basada exactamente en la misma filosofía que la de su página principal: servir al cliente, hacerle la vida más fácil, ahorrarle dinero. Google está obsesionado con la RELEVANCIA. No le atosiga con anuncios irrelevantes. Le muestra anuncios relacionados con lo que a usted le interesa.

Aquellos que tienen éxito en la Red, anteponen las necesidades de los clientes. Eso es lo que hace de Internet un espacio tan excitante y gratificante. Nosotros, los clientes, decidimos qué páginas queremos visitar, qué contenido queremos leer.

La colaboración se ha convertido en un tópico de moda en las organizaciones. Algunos piensan que si compran software abierto y lo colocan en la intranet, los empleados empezarán a colaborar. Falso. Si la colaboración no se impulsa y se gratifica, si el equipo directivo no la promociona activamente, no se producirá. Puede comprar todo el software que quiera y puede colocar un gran anuncio en su página principal durante un año. Pero no pasará nada.

Se requiere mucha habilidad directiva para darle a la gente lo que quiere y más. Se requiere coraje para decir no. Se requiere liderazgo para anteponer de verdad al cliente. Eso es lo que exige la Red. Google nos enseña cuáles pueden ser las recompensas.

(Traducido por Snap Comunicación)