Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:NEW THINKING

La lección de Rynair en Internet

Pese a los precios récord del petróleo, Rynair logra unos beneficios extraordinarios. Su sencilla página en Internet ha ayudado al enorme éxito de esta aerolínea de bajo coste.

Es bueno saber que, a lo largo de todo el mundo, los seres humanos tienen algo en común como internautas. Habiendo viajado a 35 países en los últimos cinco años, me ha emocionado descubrir las cualidades que compartimos. Bien sea en Asia, Europa o América, tenemos muchos nexos en común. De hecho, he descubierto un atributo universal relacionado con el comportamiento en Internet. Y es que, cuando se navega por la Red, la gente es tacaña; incluso los suizos son tacaños.

De esto se puede extraer una lección importante, que le puede servir a usted, aunque esté dirigiendo una web gubernamental o universitaria. Le sirve, aunque se encargue de una intranet. ¿Qué es lo primero que pide la gente a las páginas web gubernamentales? Cosas gratis: beneficios y becas. ¿Qué quieren de las intranets? Cosas gratis: ofertas de trabajo, descuentos especiales, acciones baratas.

Ryanair.com jamás ganará un premio de una prestigiosa institución dedicada a impulsar la vanguardia en el diseño interactivo. De hecho, Ryanair.com es una ofensa al buen diseño. En su página principal tiene un par de gifs animados, cada uno de ellos con el mismo texto: BOOK NOW! (¡Reserva ya!) La página principal de Ryanair.com rebosa amarillo, rojo y verde. Su lema es "Viaja más barato" y el gancho: "Dos millones de plazas GRATIS". Además, hay un anuncio de "Hoteles baratos". Es una página francamente fea. Debería haber una ley que la prohibiese.

Conozco a pocas personas que admiten volar con Ryanair. Y, sin embargo, 35 millones de pasajeros viajarán con ella en 2005. En 2012 se calcula que serán 70 millones. He aquí otra lección importante. Las personas mienten. Lo que le dijeron en esa encuesta que acaba de hacer... no es cierto. En Internet, la gente es tacaña y egoísta, sólo que no le gusta admitirlo. Cuando sus empleados acceden a la intranet, lo que menos les importa es la colaboración y leer memorandos. Lo que quieren ver es qué pueden conseguir para ellos mismos, cómo pueden dar un paso adelante en sus carreras.

Por supuesto, las personas no se reducen a ser tacañas, egoístas y ambiciosas. No obstante, usted tiene que cumplir primero sus necesidades básicas. Tiene que ser franco, claro, preciso, directo, barato.

Un alumno en potencia quiere un título con prestigio y reconocido de una universidad puntera, y quiere saber cuánto le costará. Intente encontrar estos elementos básicos en las webs de muchas universidades. No es fácil. Observe la naturaleza humana. Salga y hable con la gente, pero analice lo que le dicen entre líneas. No hay mayor virtud en un gestor de Internet que tener instinto para saber lo que realmente necesita el cliente.

El instinto se desarrolla por un proceso de repetición constante, de observación constante. La Red es un entorno sencillo, de verdad. Ryanair vende vuelos baratos; Amazon, descuentos; Skype regala llamadas telefónicas e Ebay es el mayor mercadillo del mundo. Descubra lo que necesita su cliente. Descubra lo que le preocupa de verdad.

(Traducido por Snap Comunicación)