Bruselas se compromete a compensar a las operadoras por guardar datos de los internautas

La Comisión presenta una propuesta de directiva sobre retención de datos en telecomunicaciones que podría ser aprobada antes de 2006

La Comisión Europea ha presentado hoy su propuesta de directiva sobre retención de datos en los servicios de telecomunicaciones, que contempla obligar a las operadoras a guardar información sobre los accesos a Internet durante seis meses, y durante un año los correspondientes a la actividad de las líneas de telefonía. El Ejecutivo comunitario señala además que la UE sufragaría los gastos de las operadoras.

Más información
La retención de datos sobre la actividad de móviles, telefonía fija e Internet divide a Europa
Las líneas de acceso rápido a Internet superan los 40 millones en la UE
El Gobierno prepara reformas sobre control de datos privados para combatir el terrorismo
Las 'telecos' temen por su futuro
El Parlamento Europeo aprueba la retención de datos en telefonía e Internet
UNIÓN EUROPEA:: Acuerdo para la propuesta de directiva sobre retención de datos

Franco Frattini, vicepresidente de la Comisión Europea (CE), encargado de presentar la propuesta de Bruselas en una rueda de prensa, afirma que existe un acuerdo entre el Parlamento Europeo, los Estados de la UE y la COmisión, para que esta directiva se apruebe antes de que acabe al año. "La efectividad de la lucha antiterrorista depende que no perdamos el tiempo", afirma.

Varios Estados presentaron hace unas semanas una propuesta para armonizar las políticas de retención de datos en la UE y hoy ha llegado la propuesta de Bruselas. La primera y fundamental diferencia entre ambas es de procedimiento, pues los Estados pretenden que la norma se apruebe sin buscar el consentimiento del Parlamento Europeo, mientras que la Comisión quiere contar con su participación.

También hay diferencias en el contenido. La directiva de la Comisión señala que las operadoras de telefonía fija y móvil deberán guardar durante un año la información que permita identificar el momento, lugar y números hacia los que se dirige cada llamada. Los Estados proponían en este punto un período más amplio, de entre uno y tres años. Ninguno de los dos planes, en todo caso, contempla guardar el contenido de las conversaciones.

Además, bajo la propuesta de la Comisión, las compañías de telecomunicaciones e Internet tendrán que conservar los datos de tráfico de sus clientes, y serían indemnizadas por los "costes adicionales demostrables" que esta tarea generase. Frente a ello, Reino Unido, abanderado de la propuesta de los Estados, ha sugerido que las operadoras tienen suficientes fondos para afrontar este gasto. Bruselas dice tener en cuenta con su propuesta dos derechos fundamentales, "el derecho a la seguridad y la protección de la privacidad".

Dos propuestas y dos procedimientos

Los Estados miembros de la Unión Europea discuten desde los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid sobre la necesidad de establecer un marco común que unifique las leyes comunitarias en materia de retención de datos de los servicios de comunicaciones. El caso es que sólo 15 de los 25 miembros de la Unión tienen leyes que obligan a las compañías a guardar datos de comunicaciones, y entre ellos difieren los plazos.

Tras los ataques de Londres, el pasado 7 de junio, Reino Unido está presionando para que la adopción de estas medidas se acelere, intentando evitar la participación del Parlamento Europeo en este proceso, lo que retrasaría su aprobación. Hoy, la Comisión ha presentado una propuesta de directiva que si cuenta con la participación de esa institución. A diferencia de lo que pretenden nos Estados, encabezados por el Gobierno de Tony Blair, el plan de Bruselas necesita de la aprobación de los 25 Estados y la Eurocámara, mientras que aquél sólo precisa del acuerdo unánime de todos los Ejecutivos estatales.

La codecisión, "un triunfo del Parlamento"

Un portavoz del Gobierno británico señalaba el lunes que los ministros responsables de este área compararían las propuestas de la Comisión y los Estados en un encuentro que se celebrará en Octubre, y decidirán como actuar, aunque en el Parlamento Europeo ya se da por hecho su participación en el proceso.

"El que este tema se decida por codecisión es un éxito para las prerrogativas del Parlamento, ha declarado por ejemplo el eurodiputado alemán del grupo liberal Alexander Alvaro, del comité de justicia y asuntos internos de la Eurocámara. "Ahora debemos examinar la propuesta de la Comisión, que a primera vista parece estar en la buena dirección.

Pero aún parece pronto para cantar victoria. Otro portavoz del Ejecutivo británico señalaba tras el anuncio de la CE que aún no se ha tomado la decisión de desechar la propuesta de los Estados. En todo caso, afirma, "lo más importante es sacar esto adelante lo antes posible".

Franco Frattini.
Franco Frattini.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS