Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Hermandad del Gran Poder pide pena de cárcel para el autor del juego 'Matanza Cofrade'

La Fiscalía de Sevilla ya dijo que elaboró el videojuego "con el mayor de los desprecios a la religión católica"

Los representantes legales de la Hermandad sevillana del Gran Poder ha pedido un año de cárcel y 7.920 euros en multas para el informático autor del videojuego "Matanza Cofrade", acusado de ofensivo. Fuentes del caso señalan que la defensa del acusado utilizará la sentencia que absolvió a un joven que colocó en Internet imágenes obscenas de la Virgen de la Esperanza de Triana con un órgano sexual masculino, una crítica "burda y poco refinada" pero "a todas luces amparada por su derecho a la libertad de expresión", según de la Audiencia de Sevilla.

El abogado Javier Fernández Palacios, que representa a la hermandad, imputa al informático J.C.C.S. un delito contra la propiedad industrial, por el que le pide un año de cárcel y 4.320 euros de multa, y otro delito contra los sentimientos religiosos, con una pena de 3.600 euros de multa. Estas penas son iguales a las ya pedidas por la Fiscalía de Sevilla, quien consideró que el procesado elaboró el videojuego titulado "Matanza Cofrade, orgía de muerte y resurrección" "con el mayor de los desprecios a la religión católica".

Este videojuego invitaba a disparar contra nazarenos, mujeres de mantilla y "cofrades cadavéricos", según recuerda la acusación, y fue incluido en un disco titulado "Penados y rebeldes" del grupo de rock "Narco" en noviembre de 2002, aunque fue retirado por la Guardia Civil del mercado tras recibir la primera denuncia.

La Hermandad del Gran Poder ha pedido además que en el juicio declaren como testigos los hermanos mayores del Gran Poder, la Macarena y San Bernardo, cuyas imágenes aparecían sobre el fondo del videojuego, para que testifiquen que el informático usó esas figuras "sin autorización de sus legítimos propietarios", lo que constituye un delito contra la propiedad industrial.

J.C.C.S., de 32 años, es un informático residente en Utrera (Sevilla) que en sus declaraciones a la Guardia Civil dijo que no ganó dinero con el videojuego, lo que según su defensa excluirá el delito contra la propiedad industrial. En cuanto al delito contra los sentimientos religiosos, el fiscal y la acusación particular lo hacen al amparo del artículo 525 del Código Penal, que prevé una multa de ocho a doce meses, con cuota diaria según la capacidad económica del acusado, para quienes "mediante cualquier tipo de documento" hagan "escarnio de los dogmas, creencias, ritos y ceremonias" de cualquier religión y quienes la profesan.

Según fuentes del caso, la defensa de este informático utilizará en el juicio la reciente sentencia de la Audiencia de Sevilla que absolvió en un caso parecido a un joven que colocó en Internet imágenes obscenas de la Virgen de la Esperanza de Triana con un órgano sexual masculino. Dicha sentencia estableció que las imágenes denunciadas constituían una crítica "burda y poco refinada" pero "a todas luces amparada por su derecho a la libertad de expresión".