Igualdad asegura que el Estado se hará cargo de las bajas por reglas dolorosas y no se fijará un límite de días

Las incapacidades laborales por esta razón serán asumidas por la Seguridad Social desde el primer momento y durarán lo que necesite cada mujer

Una joven con dolores menstruales en casa.
Una joven con dolores menstruales en casa.Mònica Torres

Las bajas por reglas dolorosas entrarán finalmente en la reforma de la ley del aborto que prepara el Gobierno, serán asumidas por la Seguridad Social desde el primer día, no se exigirá un mínimo cotizado de días como ocurre con otras incapacidades temporales comunes y no habrá un límite fijo de tiempo. “No hay días, son los que necesite cada mujer”, confirman fuentes del Ministerio de Igualdad. Después de que el miércoles se filtrase el borrador de esta normativa que Igualdad preparaba para llevar al Consejo de Ministros el próximo martes, se abrió el debate y las tensiones entre los distintos ministerios implicados.

En la tarde del jueves hubo una reunión de subsecretarios para consensuar la parte del articulado que provocaba más disensión, y, por el momento, este viernes se ha llegado a ese acuerdo en cuanto a las bajas por menstruaciones incapacitantes, según confirmaron primero esas fuentes y después la ministra, Irene Montero, en su cuenta de Twitter: “Vamos a reconocer por Ley el derecho de las mujeres con menstruaciones dolorosas a una incapacidad temporal especial que será costeada por el Estado desde el primer día. Avanzamos para que ya no sea normal ir al trabajo con dolor y para acabar con el estigma, la vergüenza y el silencio en torno a la regla. Avanzamos en derechos”.

Pero aún faltan otras cuestiones por dirimir. Desde el Ministerio de Seguridad Social se mantienen a la espera de conocer el resultado del trámite parlamentario al que se someterá la nueva norma para manifestarse respecto a su contenido final, informa Gorka R. Pérez. En Trabajo, por su parte, valoran los apartados de los que está compuesto el borrador, y reiteran que su postura al respecto quedó fijada el jueves con las palabras de la titular del ministerio, Yolanda Díaz. “Las bajas médicas por una enfermedad incapacitante diagnosticada, como una menstruación dolorosa, no nacen de la nada. Ponen nombre y visibilizan una realidad que ya existe. Hacerlo con garantías legales es cuidar la salud de las mujeres y asegurar espacios de trabajo mejores”, indicó la vicepresidenta.

El borrador de esa normativa, al que tuvo acceso este diario, recoge la salud menstrual como parte del derecho a la salud, afirma que debe ser igualitaria para todas en todos los niveles sanitarios y sin distinción en función del lugar de residencia; y especifica que se combatirán los estereotipos y mitos sobre la regla que aún existen y que dificultan la vida de las mujeres.

Algunos de los artículos dentro de este ámbito son la oferta, gratuita, de los productos de higiene necesarios para la menstruación en los centros educativos, en los que ofrecen servicios sociales para mujeres en riesgo de exclusión y en las prisiones; que esos productos, progresivamente, se vayan incorporando a todas las dependencias de los organismos públicos; que se entregarán a quienes los necesiten sin mediación alguna y serán lo más sostenibles, ecológicos y respetuosos con la salud de las mujeres posible.

Otro de los puntos en los que aún no hay acuerdo es la eliminación del IVA para los artículos específicos de higiene femenina. Hacienda no quiere ceder a imponer el tipo cero para que desaparezca la llamada tasa rosa, sin embargo, Igualdad cree que aún hay margen para que cambie de opinión. “Esperamos que el Ministerio de Hacienda pueda recapacitar sobre la tasa rosa, son productos de primera necesidad. Tampones, compresas y copas, nadie habla de esto, pero no podemos vivir sin esto, también son las cosas del comer y no se entiende que sean más caras que algunas otras, además, es muy asumible en términos económicos”, ha dicho este viernes Ángela Rodríguez, secretaria de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género, en declaraciones a periodistas en las islas Baleares, donde está de visita oficial.

Sobre la firma

Isabel Valdés

Corresponsal de género de EL PAÍS, antes pasó por Sanidad en Madrid, donde cubrió la pandemia. Está especializada en feminismo y violencia sexual y escribió 'Violadas o muertas', sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS. Su segundo apellido es Aragonés.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS