Agitación en el volcán de La Palma: se abre una quinta boca y aumentan las coladas y la sismicidad

El nuevo aporte de magma ha provocado un desbordamiento en el cono principal de la erupción. La lava, por ahora, no afecta a zonas nuevas de la isla

El volcán de Cumbre Vieja (La Palma) desde el mirador de Tajuya, en la tarde de este sábado.INVOLCAN (ÁLVARO GARCÍA)
Guillermo Vega
Los Llanos de Aridane -

El volcán de La Palma vuelve a vivir este domingo un día de agitación. Durante la tarde, la isla ha registrado un incremento de los terremotos y ha visto como se ha abierto una quinta boca, según ha confirmado el vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional Rubén López. La erupción, de esta manera, cuenta con tres bocas dentro del cono principal y dos más al oeste, informa López. La apertura de esta quinta boca ha aumentado el caudal de magma que ha emergido a la superficie, lo cual ha llegado a provocar un desbordamiento de la lava a media tarde.

Este aumento de la actividad se suma al vivido la tarde del sábado, cuando el cono reactivado el día 15 —y que hasta el sábado únicamente emitía piroclastos— comenzó a expulsar lava. El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ha explicado que “este es un dato importante, porque al final hay una redistribución del magma hacia otros puntos”.

Los nuevos aportes de magma han incrementado la emisión de coladas. Una de ellas discurre por la zona de Las Manchas, una de las primeras áreas en ser evacuadas tras el comienzo de la erupción el 19 de septiembre, y se dirige hacia el suroeste, si bien su caudal se está redistribuyendo entre las coladas existentes. Esta nueva emisión, por ahora, no plantea problemas a corto plazo. Aunque se dirige hacia la parte de Corazoncillo, en los Llanos de Aridane, por donde discurrieron las primeras coladas, su tendencia es a unirse a la lengua más cercana, lo cual sería una buena noticia.

El efecto de estas nuevas coladas es palpable, según los datos del sistema europeo de satélites Copernicus. Una segunda medición efectuada este domingo eleva a 2.146 las edificaciones destruidas y a 901,2 hectáreas la superficie arrasada. Es decir, casi nueve hectáreas más sepultadas en nueve horas. Coincide en el tiempo con la reactivación de una nueva colada localizada en la zona sur del centro eruptivo y la aparición de la nueva boca.

A lo largo del día, la lengua que más aporte estaba recibiendo ha sido la primigenia, la que terminó por formar la fajana o delta lávico a partir del 28 de septiembre, y lo hace a través de flujos subterráneos.

El flujo de lava que más preocupa sigue siendo, sin embargo, el que ha entrado en el casco urbano del barrio de La Laguna (Los Llanos de Aridane), evacuado el día 12. El magma ya ha destruido casi la totalidad del colegio local —del que solo queda en pie uno de sus módulos y el patio—, varias decenas de casas y se ha detenido frente a la iglesia de San Isidro. “Seguimos deseando”, ha declarado Morcuende este sábado, “que su avance se produzca hacia el sur, porque eso nos evitaría problemas en cuanto a viviendas”. El daño, si tomara esta dirección, se centraría en cultivos de plataneras.

Aumenta la sismicidad

Los seísmos, por su parte, se han incrementado en las últimas horas, lo que multiplicado el desasosiego entre la población. “Sigue un aumento notable de la sismicidad”, ha asegurado Morcuende. “Esta sismicidad ha crecido notablemente en su frecuencia y magnitud”, ha dicho este domingo el Pevolca en su informe. “Se registran también terremotos situados a profundidades superiores a 20 kilómetros, que en las últimas horas siguen teniendo una elevada magnitud”.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha localizado más de dos centenares de temblores desde la medianoche de este domingo hasta la última hora de la tarde, uno de ellos con epicentro en Fuencaliente (sur de la isla) con una magnitud de 4,3 y una intensidad (lo que se percibe en la población y en las infraestructuras) de entre cuatro y cinco. El sábado, el organismo había informado de 110 temblores, uno de ellos de magnitud 4,9 registrado a 38 kilómetros de profundidad, el mayor desde que comenzó la erupción del volcán hace algo más de un mes.

Sobre la firma

Guillermo Vega

Jefe de sección de Tecnología y corresponsal en Canarias. Escribe sobre el impacto de la tecnología y sobre lo que pasa en las islas. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS