La UE reclama hasta 200 millones de euros diarios a AstraZeneca por el retraso en la entrega de dosis

La primera sesión del juicio entre la Bruselas y la farmacéutica se centra en si el laboratorio hizo o no sus “mejores esfuerzos razonables” para garantizar la producción y el suministro

Uno de los abogados de AstraZeneca en la sala del tribunal donde se celebra el juicio de la Comisión Europea contra la farmacéutica, en Bruselas este miércoles.Vídeo: © DELMI ALVAREZ / EFE

El asalto inicial de la batalla legal que ha planteado Bruselas contra AstraZeneca por el retraso en las entregas de dosis ha empezado este miércoles en la capital belga. A través de un procedimiento de urgencia, que se ha librado a lo largo de la jornada en el Palacio de Justicia de Bruselas, la Comisión Europea ha pretendido forzar a la compañía farmacéutica anglosueca a la entrega de las vacunas comprometidas por contrato con el bloque comunitario. La representación letrada de la Unión Europea ha calificado de “flagrante” el incumplimiento en el suministro de dosis por parte de la farmacéutica, lo cual habría causado un grave perjuicio en términos de salud a la población europea: debido a los retrasos acumulados, hasta un 30% de ciudadanos no tendrán su inmunización a tiempo. La UE, que da prioridad a la entrega inmediata de viales, ha afirmado que exigirá una penalización de 10 euros diarios por cada dosis no entregada a tiempo a partir del mes de julio; la suma podría alcanzar hasta 200 millones de euros al día.

El Ejecutivo europeo planteó el procedimiento contra el laboratorio el mes pasado, cuando la compañía le comunicó que no podría entregar más que 100 millones de dosis hasta el mes de junio; el contrato fijaba que para entonces le debería haber suministrado el total de los 300 millones del acuerdo. En la vista, la UE ha reclamado que se le entreguen al menos 120 millones de dosis antes del final de junio (al final del segundo trimestre del año), y los 180 millones de inyecciones restantes en septiembre (final del tercer trimestre).

Pero en realidad, el primer gran juicio de la era de la pandemia se ha convertido en un caso sobre qué significa el “esfuerzo” en tiempos de coronavirus. ¿Hizo o no hizo AstraZeneca los “mejores esfuerzos razonables” para entregar las dosis de vacunas comprometidas en el tiempo estipulado, tal y como contempla el contrato firmado en agosto de 2020? Sobre este concepto jurídico indeterminado tendrá que decidir la juez del Tribunal de Primera Instancia de Bruselas, cuya resolución se espera para junio.

Los abogados de la Comisión Europea en la sala del juicio este miércoles.
Los abogados de la Comisión Europea en la sala del juicio este miércoles.© Delmi Alvarez

En opinión de Rafaël Jafferali, el letrado que lidera el equipo de cinco abogados que defiende los intereses de la UE, la respuesta es negativa. AstraZeneca no usó todas las “herramientas” a su alcance para cumplir con sus compromisos. Es decir: no puso a disposición de los Veintisiete la producción de las seis fábricas contempladas en el acuerdo. “El problema no es el retardo en la producción, sino que no ha usado la totalidad de sus herramientas”, ha argumentado Jafferali ante la juez, en una gran sala habilitada para un caso que ha despertado interés en todo el mundo. La UE calcula que AstraZeneca ha destinado 50 millones de dosis a terceros países, como el Reino Unido y Japón, que podrían haber sido facilitadas al bloque comunitario.

Por su parte, Hakim Boularbah, que comanda el equipo jurídico de la farmacéutica, ha destacado los “fuertes esfuerzos” realizados por la compañía. “La producción de vacunas normalmente lleva varios años”, ha argumentado, cuando la suya ha sido obtenida en menos de 12 meses. También ha subrayado el hecho de que por el contrato firmado con la Comisión, el laboratorio no obtiene ningún beneficio. Boularbah ha indicado que el calendario fijado en el acuerdo era únicamente “estimativo”.

La defensa europea ha calificado al laboratorio de “opaco” en su relación con Bruselas, con constantes contradicciones y cambios en los planes, y ha denunciado que dos de las plantas, las ubicadas en el Reino Unido, le han dado prioridad al suministro para los británicos y ninguna de las dosis fabricadas en ellas han sido destinadas a la UE. “AstraZeneca puede firmar con quien quiera, pero debe garantizar que eso no afecta a sus entregas”, ha dicho Jafferali. La compañía “ha vendido varias veces la misma vacuna a distintos clientes”, ha rematado la defensa de la UE, que ha indicado el desequilibrio que existe en la distribución entre Reino Unido (donde se han suministrado hasta la fecha el 37% de las dosis comprometidas por AstraZeneca) y el bloque comunitario (donde solo han llegado un 18% de las dosis pactadas de esta firma).

Boularbah, el letrado del laboratorio, ha señalado que la Comisión era consciente desde el verano de 2020, antes de firmar el contrato, que las plantas británicas “tenían prioridad en la cadena de suministro del Reino Unido”. La representación letrada del laboratorio ha acusado a Bruselas de tratar de “reescribir” un acuerdo que, según su visión, “no prevé la obligación de usar todas las plantas” para suministrar a los Veintisiete.

Carpetas con la documentación de la Comisión Europea para el juicio.
Carpetas con la documentación de la Comisión Europea para el juicio.Delmi Álvarez

La defensa europea estima que AstraZeneca tiene actualmente una capacidad de producción cercana a los 100 millones de dosis mensuales, por lo que debería poder cumplir con las entregas. Pero ha esbozado también la amenaza de una enorme sanción económica, al reclamar 10 euros diarios por cada dosis no entregada a tiempo, una suma que puede alcanzar cifras astronómicas, ya que el laboratorio solo ha suministrado hasta la fecha 55 millones de los 240 millones de dosis comprometidos hasta mayo de 2021. Además, la UE ha reclamado una penalización adicional de 10 millones de euros diarios por cada incumplimiento que la juez detecte en su sentencia. La defensa de AstraZeneca ha estimado que la sanción podría alcanzar los 200 millones de euros diarios, a contar a partir del 1 de julio. La penalización económica sería destinada a la Comisión y los Estados Miembro, han indicado los letrados de la UE tras la sesión.

La Comisión ha culpado en reiteradas ocasiones a AstraZeneca del retraso europeo en la estrategia de inmunización durante los primeros meses del año. Fuentes comunitarias aseguran que a través del juicio no pretender obtener una indemnización, sino que se le entreguen las dosis debidas a la mayor brevedad. “El mes de septiembre sería ya demasiado tarde”, han asegurado los letrados de la UE, que le dan prioridad a una inmunización inmediata de la población. Hay una urgencia “objetiva”, han reclamado. “La salud de millones de europeos”. Tal y como han defendido, la ausencia de vacunas de AstraZeneca implica que habrá un 30% de ciudadanos que no serán inmunizados en el segundo semestre, con el consiguiente coste en términos de vidas humanas.

El juicio abreviado, cuya siguiente vista ha quedado fijada para el 4 de junio, busca únicamente fijar una suerte de medidas provisionales urgentes (la entrega de dosis) y su desenlace se conocerá previsiblemente antes del final de junio. El proceso de fondo sobre el incumplimiento o no de los derechos y obligaciones derivados del acuerdo sellado entre la Comisión y AstraZeneca tiene previsto celebrarse en septiembre, y su desenlace podría demorarse durante meses o incluso años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Guillermo Abril

Es corresponsal en Pekín. Previamente ha estado destinado en Bruselas, donde ha seguido la actualidad europea, y ha escrito durante más de una década reportajes de gran formato en ‘El País Semanal’, lo que le ha llevado a viajar por numerosos países y zonas de conflicto, como Siria y Libia. Es autor, entre otros, del ensayo ‘Los irrelevantes’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS